martes, 28 de agosto de 2012

Compensará Pemex daños por contaminación en Oaxaca

Pemex deberá concluir la limpieza de playas el cinco de septiembre, de lo contrario será multada por Profepa



Alberto López Morales

     SALINA CRUZ, Oax.- Tras siete horas de intensas negociaciones, funcionarios de Pemex acordaron contratar a casi 600 pescadores y productores de sal de Salinas del Marqués para que este miércoles comiencen con la limpieza de la playa contaminada con grumos de crudo que dejó el derrame luego del hundimiento de la monoboya que ya fue rescatada.

     El presidente municipal de este puerto, Gerardo García Henestroza dijo que Pemex los funcionarios de Pemex, Fausto Villagómez Grimaldi y Raúl de la Garza, del área de Desarrollo Social para la zona sur del país por parte de la paraestatal se comprometieron a construir en Salinas del Marqués, un auditorio, un tanque elevado, un pozo de agua potable y un parque infantil, para compensar los daños causados por la contaminación.

     Durante la reunión, que se realizó en la sala de  cabildo del palacio municipal, mientras cientos de pobladores de Salinas del Marqués se apostaron en la explanada cívica, los funcionarios de Pemex, informó el alcalde porteño, García Henestroza, se comprometieron a revisar las exigencias de los pobladores de Playa Brasil y Playa Azul, agencias de esta ciudad, que también fueron impactadas con el derrame de crudo.

     El presidente municipal se dijo satisfecho con las respuestas de Pemex a las exigencias de los pobladores de Salinas del Marqués, sin embargo, aclaró que la paraestatal aun deberá responder por los daños ocasionados al ecosistema marino y dijo que “Pemex aún tiene una deuda histórica con Salina Cruz, que “solo ha recibido migajas de la industria petrolera”.

     García Henestroza destacó que la lección fundamental extraída tras el derrame fue que Pemex demostró que no está preparada para enfrentar contingencias como la contaminación en playas y lagunas. “Hubo daños al ecosistema marino que ni pasando 15 años podrán ser resarcidos”, señaló el alcalde, quien reiteró que la población “vive sobre una bomba de tiempo”.

     Durante casi 10 horas a partir del pasado sábado, los pobladores de Salinas del Marqués retuvieron a los funcionarios de Pemex Daniel Contreras y David Villalobos, luego que la paraestatal se negó a contratar a ml 800 personas para la limpieza de la playa. Finalmente los pobladores aceptaron hoy casi 600 plazas del programa de empleo temporal, así como las obras sociales.

     Pemex aún mantiene la comunicación con pescadores de otras playas, como Guelaguichi y Playa cangrejo, con la finalidad de concertar las acciones de limpieza antes del cinco de septiembre, plazo que le otorgó la Profepa a la paraestatal.

Aplica Pemex Plan de contingencia por derrame



Alberto López Morales   

     SALINA CRUZ, Oax.- Funcionarios de Petróleos Mexicanos (PEMEX) , informaron que se aplicó el Plan de Contingencia para enfrentar el derrame de crudo y sus impactos en las playas de Oaxaca, tras la recuperación de la monoboya número tres que se había hundido desde el 11 de agosto frente a las playas de Salinas del Marqués.

     Durante una reunión técnica que se realizó en las instalaciones de la Armada de México, los funcionarios de Pemex destacaron que la limpieza de las playas contaminadas con el derrame de crudo terminará la semana entrante.

     El delegado estatal de la Semarnat, Esteban Ortiz Rodea confirmó que en el transcurso de la semana entrante se realizará una segunda reunión técnica para evaluar los impactos del derrame de crudo en las playas de Oaxaca.

     Pemex informó que no hubo daños a la fauna marina por el derrame de crudo en las playas de Oaxaca. El anuncio fue cuestionado por el representante de los pescadores de alta mar, Anselmo López Villalobos, quien dijo que Pemex “miente” ante una “grave realidad” que consiste en la muerte de tortugas, peces y cangrejos.

     Simultáneamente a esa reunión técnica, en el palacio municipal de este puerto se concentraron los habitantes de Salinas del Marqués, quienes pidieron que Pemex aplique un programa de empleo temporal para que contrate a mil 800 pescadores, dueños de palapas que venden mariscos a pie de playa y a los productores de sal, afectados por el derrame.

     En la parte alta del palacio de este puerto, se llevó a cabo la reunión entre representantes de Pemex y los pescadores afectados. En dicho encuentro, el alcalde porteño, Gerardo García Henestroza cuestionó la tardía respuesta de Pemex ante el siniestro que afectó a casi mil pescadores.

     “Queremos que Pemex asuma su responsabilidad”, dijo el presidente municipal de extracción panista, molesto porque la paraestatal aun no comienza con la limpieza de unas 10 playas afectadas por el derrame de petróleo crudo, tras el hundimiento de la monoboya tres que ya fue sacada a flote y trasladada a la Terminal Marítima.

   


domingo, 26 de agosto de 2012

Rescata Pemex monoboya que contaminó playas de Oaxaca

Pemex informó que rescató la monoboya



Alberto López Morales

     SALINA CRUZ, Oax.- El vocero de la refinería “Antonio Dovalí Jaime” de este puerto, Demetrio Cipriano Zamudio informó que fue puesta a flote y rescatada la monoboya número tres que se hundió frente a la playa de Salinas del Marqués el once de agosto.

     La monoboya fue puesta a flote desde el viernes y después fue enviada a la Terminal Marítima para que se analicen las causas que provocaron su hundimiento, dijo el vocero, quien achacó a los medios la exageración del derrame.

     Debido al hundimiento de la monoboya, más de 10 playas de Oaxaca, de acuerdo con verificaciones de la Profepa resultaron contaminadas con coágulos de crudo. El Universal constató además la muerte de unas 30 tortugas bañadas en hidrocarburo, así como la contaminación de cinco lagunas y afectaciones a mil pescadores y decenas de restaurantes playeros.

     Los pescadores de Salinas del Marqués mostraron extrañeza por el informe de Pemex, en el sentido de que la monoboya fue puesta a flote y llevada a la Terminal Marítima. “Pesa como 70 toneladas y por aquí no pasaron. Tal vez fue por el mar”, dijeron entre dudas, aunque confirmaron que en la zona del hundimiento “ya no hay maniobras ni barcazas”.

Retienen a funcionarios de Pemex    

     Por otro lado, el representante de la Secretaría General del gobierno de Oaxaca en el Istmo de Tehuantepec, Rodrigo Velázquez García confirmó que durante casi 10 horas fueron retenidos por pobladores de Salinas del Marqués dos funcionarios de Pemex.

     Los retenidos fueron Daniel Contreras y David Villalobos, dijo Velázquez García. Los funcionarios fueron retenidos en la planta alta de la agencia municipal debido a que se negaron a suscribir un convenio para que Pemex contrate a mil 800 personas para que, a través de un programa de empleo temporal, limpien las playas. Pemex ofreció solo 180 contratos.

     Como resultado de esa retención, las autoridades de Pemex y del gobierno de Oaxaca acordaron la instalación de una mesa de diálogo con los pescadores afectados con el derrame, para este lunes en la capital del estado, con la presencia del director de Pemex Refinación.

No hay limpieza
    
     Mientras tanto el delegado de Protección Civil en el Istmo, Jesús González Pérez dijo que tras realizar un recorrido por varias playas afectadas con el derrame, no observó la limpieza que Pemex había anunciado.

     “Encontramos en Playa Azul, tiras de plástico que Pemex usó para contener el crudo en alta mar, pero en las comunidades nos dicen que todavía Pemex no autoriza los recursos para emplear temporalmente a los pescadores para la limpieza de las playas”, dijo.

     Para este lunes se espera la presencia de funcionarios de Pemex en la capital oaxaqueña para reunirse con el gobierno de Oaxaca y de las comunidades afectadas. Sin embargo, el vocero de la refinería Demetrio Cipriano Zamudio confirmó que la mesa de reclamaciones está en la Terminal Marítima en este puerto.


Retienen pescadores a funcionarios de Pemex en Oaxaca



Alberto López Morales

     SALINA CRUZ, Oax.- Pobladores de Salinas del Marqués, afectados por el derrame de crudo tras el hundimiento de la monoboya número tres desde el once de agosto, retuvieron por casi 10 horas a dos funcionarios de Pemex, quienes fueron liberados poco después de las 01:00 del domingo.

     La población de Salinas del Marqués reclamó que Pemex contrate a mil 800 personas para la limpieza de la playa, contaminadas con el derrame del hidrocarburo, sin embargo, los funcionarios retenidos, Daniel Contreras y David Villalobos, solamente ofrecieron empleos para 180 pobladores.

     Como resultado de esa retención, las autoridades de Pemex y del gobierno de Oaxaca acordaron la instalación de una mesa de diálogo con todos los pescadores afectados con el derrame, para este lunes en la capital del estado, con la presencia del director de esa paraestatal, Juan José Suárez Coppel.

     En el transcurso del domingo circularon versiones en el sentido de que los trabajadores de la Terminal Marítima de Pemex habían sacado a flote la monoboya hundida desde el once de agosto frente a las playas de Salinas del Marqués. “Eso nos vienen diciendo desde hace varios días”, dijo molesto el dirigente de los pescadores ribereños, Joel Gallegos.

     Por la mañana de este domingo, Pemex informó a través de un comunicado que desde la tarde del sábado había iniciado con la limpieza de Playa Brasil. El agente municipal de esa localidad que pertenece a este puerto,  Augusto Ríos García confirmó que la paraestatal contrató a 135 pescadores para limpiar la playa.

     “Nos dieron guantes para recoger los residuos de petróleo crudo que están en las playas. Creo que el crudo recolectado será enviado por Pemex a una fábrica de cemento que está en Lagunas, Oaxaca, para que sea incinerado”, dijo al tiempo de explicar que el contrato de empleo temporal fue para compensar la falta de ingresos que sufren los pescadores por la parálisis de la actividad marina.

     En el comunicado Pemex también informó que se instaló una mesa de atención de reclamaciones, para recibir la documentación que acredite a los demandantes y los posibles daños ocasionados por el incidente”.

          “Una vez que se revise la documentación y se obtengan los dictámenes de las autoridades competentes, sobre los alcances de las eventuales afectaciones a las actividades económicas y al entorno ecológico, se determinarán las indemnizaciones que se deban cubrir a cada uno de los sectores”, informó la paraestatal.

      Representantes de Petróleos Mexicanos sostienen reuniones de coordinación con los líderes de pescadores ribereños y prestadores de servicios turísticos y otras organizaciones, de las playas afectadas por la descarga de hidrocarburo originado por el hundimiento de la monoboya número tres del puerto petrolero de Salina Cruz”, señaló PEMEX en su comunicado.

     El pasado jueves, la delegada estatal de la Profepa, Laura Ernestina Aguilar Chagoya pidió a Pemex que procediera a limpiar las playas contaminadas y el sábado, ante el incumplimiento de la paraestatal, anunció que este lunes presentaría una querella en contra de Pemex ante la PGR.

     Jesús González Pérez, delegado de Protección Civil en el Istmo de Tehuantepec, dijo que tras un recorrido por varias playas contaminadas no se observó al personal de Pemex en las tareas de limpieza.

     “El mar ahora está arrojando plásticos que Pemex usó para contener el derrame de crudo en el lugar donde se hundió la monoboya. Son plásticos negros por la mancha del petróleo y ese material apareció en Playa Azul”, dijo González Pérez.

     El derrame de crudo contaminó más de playas y cinco lagunas donde los pescadores tienen proyectos de aprovechamiento sustentable del camarón y mató a más de 30 tortugas bañadas en petróleo crudo y a cientos de peces y camarones. La actividad pesquera sigue interrumpida en perjuicio de casi mil pescadores y de decenas de prestadores de servicios turísticos que viven en las zonas afectadas.




    


Inicia PEMEX limpieza en playas contaminadas



Alberto López Morales

     SALINA CRUZ, Oax.- Después de 14 días del derrame petrolero, provocado por el hundimiento de la monoboya número tres, frente a Salinas del Marqués, PEMEX inició con los trabajos de limpieza de algunas playas de Oaxaca contaminadas con coágulos de crudo.

     En un comunicado difundido este domingo, PEMEX informó además que se instaló una mesa de atención de reclamaciones, para recibir la documentación que acredite a los demandantes y los posibles daños ocasionados por el incidente”.

     Las primeras labores de limpieza comenzaron en Playa Brasil, donde a inicios de semana aparecieron unas 10 tortugas muertas bañadas en chapopote. El agente de  Playa Brasil, Augusto Ríos García, dijo que PEMEX contrató a 135 pescadores para las tareas de limpieza.

 Hasta el momento, informó PEMEX, se ha concertado con las comunidades del municipio de Tehuantepec y algunas de las agencias municipales de Salina Cruz, con las que se continúa el diálogo.

     “Una vez que se revise la documentación y se obtengan los dictámenes de las autoridades competentes, sobre los alcances de las eventuales afectaciones a las actividades económicas y al entorno ecológico, se determinarán las indemnizaciones que se deban cubrir a cada uno de los sectores”, informó la paraestatal.

     De acuerdo con reportes de los pescadores en otras playas, como Guelaguichi, Cangrejo y Concepción Bamba, aún no comienzan los trabajos de limpieza y tampoco de las lagunas contaminadas donde hay proyectos de aprovechamiento sustentable del camarón.

     “Representantes de Petróleos Mexicanos sostienen reuniones de coordinación con los líderes de pescadores ribereños y prestadores de servicios turísticos y otras organizaciones, de las playas afectadas por la descarga de hidrocarburo originado por el hundimiento de la monoboya No. 3 del puerto petrolero de Salina Cruz”, señaló PEMEX en su comunicado.

     La delegada estatal de la PROFEPA Laura Ernestina Aguilar Chagoya había advertido desde el jueves que si PEMEX no procedía a limpiar las playas, establecería una querella ante la PGR por el incumplimiento de la medida ordenada por esa dependencia.

     El derrame de petróleo crudo contaminó más de 10 playas oaxaqueñas y propició la suspensión de toda la actividad pesquera, así como la venta de mariscos en los restaurantes de las comunidades afectadas. Casi mil pescadores padecen la falta de ingresos por la contaminación.


sábado, 25 de agosto de 2012

Incumple Pemex orden de limpieza de la Profepa

Cinco lagunas han sido contaminadas por el derrame


Las playas siguen contaminadas con coágulos de crudo


Alberto López Morales

     SALINA CRUZ, Oax.- Pemex “no ha limpiado las playas afectadas por el derrame de crudo tras el hundimiento de la monoboya tres, desde el 11 de agosto”, y si persiste en esa actitud de “rebeldía”, la Profepa presentará este lunes una denuncia penal ante la PGR, dijo la delegada Laura Aguilar Chagoya.

     Por su parte, la presidenta de la Comisión de Ecología del Congreso local, la diputada
Aleida Serrano, lamentó que en ninguna de las 12 palayas oaxaqueñas afectadas por la contaminación, no haya limpieza por parte de Pemex.

     “Si para el lunes Pemex no limpia las playas iniciaremos una querella ante la PGR en contra de la paraestatal por el incumplimiento de las medidas de limpieza que debieron empezar desde la tarde del jueves”, dijo Aguilar Chagoya.

    El  representante de los pescadores, Anselmo López Villalobos emplazó a Pemex a que limpie la contaminación y señaló que el derrame petrolero ha paralizado toda la actividad pesquera. “No hay pesca en el litoral oaxaqueño”, dijo.

     Tanto la delegada estatal de la Profepa, Laura Aguilar Chagoya como la diputada presidenta de la Comisión de Ecología del Congreso local, Aleida Serrano constataron ayer jueves “las manchas visibles” de petróleo crudo en diversas playas de Salina Cruz y Tehuantepec.

     El director de Vida Silvestre de la Semarnat, Sergio Herrera arribó ayer a Playa Brasil y constató la contaminación de las playas. Ante los funcionarios, los pescadores exigieron la limpieza de las playas mediante programas de empleo temporal para subsanar la falta de actividad pesquera.

     El derrame petrolero fue provocado por el hundimiento de la monoboya tres, propiedad de PEMEX desde el 11 de agosto, frente a la playa de Salinas del Marqués. El gobierno de Oaxaca, organizaciones ecológicas y pescadores han pedido que PEMEX controle el derrame y limpie las playas.

     Como resultado del derrame, a lo largo de unos 50 kilómetros de playa contaminada han aparecido tortugas muertas bañadas en petróleo crudo que cubre parte del mar, mientras que al menos unas cinco lagunas donde pescadores ribereños tienen proyecto de aprovechamiento sustentable del camarón y escamas están contaminadas con grumos de crudo.



  

viernes, 24 de agosto de 2012

Ordena Profepa a Pemex que limpie playas

En Playa Cangrejo la contaminación afectó un campamento de tortugas


En Chipehua zopilotes y perros disputan tortugas y peces que mueren por  la contaminación

El derrame de crudo afecta las playas del corredor Zapoteco/Chontal

Alberto López Morales

     SALINA CRUZ, Oax.- La delegación oaxaqueña de la Procuraduría Federal para la Protección del Ambiente (Profepa), impuso a Petróleos Mexicanos (PEMEX), una medida de “urgente aplicación” para que limpie de forma inmediata las playas contaminadas por el derrame de crudo provocado tras el hundimiento de la monoboya tres registrado el 11 de agosto frente a Salinas del Marqués.

     La delegada estatal de la Profepa, Laura Ernestina Aguilar Chagoya, quien llegó a la zona afectada 13 días después de lo que ha sido considerado por los pescadores el “peor accidente petrolero de este puerto”, informó que Pemex admitió el derrame de dos mil litros de crudo y no de mil, como había informado inicialmente.

     En un comunicado difundido este jueves, Pemex Refinación informó que “continúa con las maniobras para poner a flote la monoboya tres y las acciones de recuperación del hidrocarburo; pero también denunció que “habitantes de las comunidades ribereñas no han permitido el acceso del personal de la paraestatal” para realizar las labores de limpieza.

     “Pemex vuelve a mentir, aquí nadie de esa empresa ha venido a limpiar, por el contrario, la limpieza la hemos hecho los pobladores”, dijo el pescador Rusvel Mendoza Villalobos, de Playa Cangrejo, una de las pocas comunidades costeras que viven en armonía con el medio ambiente, donde hay un campamento tortuguero afectado por el derrame.

      Durante el tercer recorrido realizado por EL UNIVERSAL,  se logró constatar que los grumos de crudo han llegado hasta la playa La Colorada perteneciente a Santiago Astata. Cerca de 50 kilómetros de playas están cubiertas de coágulos negros.

     Las afectaciones están en Salinas del Marqués, Punta Conejo, Playa Brasil, Playa Azul, Guelaguichi, Playa Cangrejo, bahía Chipehua y  Concepción Bamba, donde han sido localizadas más de 20 tortugas muertas y en unas cinco lagunas donde hay proyectos de aprovechamiento sustentable del camarón.

     Los pescadores de esas localidades, como Javier Mendoza, de Concepción Bamba y  Zadid Perea, de Chipehua, revelaron que personal de Pemex, “encabezados por los ingenieros Ríos y Brena recorren las comunidades para pedirnos que no denunciemos la contaminación ante la PGR para que tengamos un arreglo amistoso, que nos van a arreglar los caminos a la playa, que nos pagarán para limpiar las playas y después nos entregarán lanchas, combustible y mallas para la pesca”.

     Después de 13 días del hundimiento de la monoboya, el derrame de crudo continúa y afecta no solo el fondo y la superficie marina, así como las playas, sino también ha contaminado las cuatro lagunas de Playa Cangrejo y el campamento tortuguero donde están sembrados 800 huevos del quelonio, dos lagunas de Concepción Bamba y dos de Chipehua.
     “De nada sirve que saquemos camarones de la laguna “El Charco” porque la gente sabe que ahí entró el químico que viene del mar y nadie va a comprar. El problema es que ya no tenemos dinero para comer y nuestras familias sufren”, dijo el pescador Javier Mendoza, quien insistió que gente de Pemex “nos vino a ofrecer ayuda, que nos va a contratar para limpiar las playas, pero que nadie ponga su denuncia ante la PGR”.

     Ahí en Playa Cangrejo, el pescador Mónico Zeferino Martínez denunció la actitud “grosera” de los funcionarios de Pemex, quienes le dijeron que “hace años el pozo Ixtoc derramó toneladas de crudo al Golfo y si murió alguna especie, pues no desapareció. Murió lo que tenía que morir. Y en Salina Cruz el derrame no es para tanto escándalo. La verdad, me molestó”, dijo.

     La actividad pesquera en la costa del Istmo oaxaqueño está paralizada. Las lanchas, cubiertas de chapopote están atadas al grampín (anclas de fierro), hundidas en la arena cubierta de bolas gelatinosas de color negro. No hay ingresos, cerca de mil pescadores afectados por el derrame no saben cuándo podrán regresar al mar o a sus lagunas. “Las familias son las que sufren porque no hay dinero”, confesó Mónico Zeferino Martínez.

     En las playas de Concepción Bamba, Chipehua, Brasil y Cangrejo se observan perros y aves carroñeras que disputan pescados como bagre y tortugas con el caparazón cubierto de manchas negras, muertos. “Eso lo venimos viendo desde el lunes. Ya no es novedad”, señaló el pescador Javier Mendoza.

     De acuerdo con la delegada estatal de la Profepa, Ernestina Aguilar Chagoya, las afectaciones por el derrame de crudo son ocho playas y ella desdeñó que las tortugas muertas cubiertas de crudo, hayan muerto a consecuencia de la contaminación. “Solo hemos encontrado caparazones y mis técnicos dicen que tienen más de 15 días”, dijo.

     “¿Cómo va a encontrar tortugas recién fallecidas si apenas llegó hoy y su personal apenas viene llegando? ¿Qué no sabe que una tortuga muerta se la comen las aves de inmediato? ¿No ve que el caparazón tiene manchas de aceite? ¿Sirve de algo engañar a las autoridades?, preguntó indignado Rusvel Mendoza de Playa Cangrejo. “Nosotros limpiamos la playa sin esperar a Pemex a o Profepa. Tan limpia quedó la playa, que los pescadores enterraron las dos tortugas que aparecieron muertas para evitar la presencia de las aves carroñeras”.



    

     

jueves, 23 de agosto de 2012

"Nos chingó PEMEX": Pescadores


Alberto López Morales

     SALINA CRUZ, Oax.- El derrame de petróleo crudo, provocado por el hundimiento de la monoboya tres frente a la playa de Salinas del Marqués desde el 11 de agosto, contaminó las lagunas de Salinas del Marqués, El Fraile y Guelaguichi, en cuyas playas hay peces, jaibas y camarones muertos cubiertos de chapopote.

     “Por la rebalsa del mar (Océano Pacífico), las pelotas de crudo entraron en la madrugada a nuestra laguna que por años hemos cuidado porque de ahí sacamos dos tres kilos de camarón al día para vender y comer”, dijo el pescador Mateo Hernández, de Guelaguichi.

     Entre la laguna de agua dulce y el Pacífico, como 60 metros de distancia, la playa de Guelaguichi muestra los grumos de crudo en forma de latigazos con figuras caprichosas y al lado, hay peces como bagre y pargo, así como camarones y una especie conocida como “chacalitos” cubiertos de crudo.

     “Ahora sí nos chingó Pemex por los dos lados. Por el mar y por la laguna”, señaló el pescador Adolfo Velázquez Ríos, quien mostró sus manos cubiertas de crudo de tantos intentos que hizo para retirar los grumos viscosos de la laguna de donde subsisten unos 300 pescadores.

     Desde los puntos conocidos como Cerro Morro al Cerro Castillo, hay tres kilómetros. Esa franja larga no tiene espacios para caminar sin que los pescadores se embarren los pies con el crudo que cubre la playa. Una tortuga muerta aquí y otra allá. Los zopilotes levantan el vuelo y a medio camino, la angustia de Mateo y Adolfo, quienes revelan que laguna es nuestra vida pero desde la madrugada se llenó de petróleo.

     Tristes, molestos y preocupados, los pescadores tienen fuerzas para arrimar, al lado de Edgardo Pérez, tierra de playa, troncos y bloques de cemento traídos del pueblo, alrededor del rústico campamento de tortugas donde están a punto de eclosionar cinco mil huevos de tortugas “para proteger los nidos del quelonio, no vaya ser que llegue la contaminación”.

     En medio de sus penurias y engaños de personal de Pemex, que les dijo que tendrán la ayuda en 15 días a condición de que no demanden a la paraestatal, los 40 pescadores que integran las cooperativas Guelaguichi y Los Costeros revelaron que sí denunciaron a Pemex ante la PGR. “Aquí está nuestra vida y tenemos que salvarla”, dijeron frente a la laguna que expulsa peces muertos.

     Mientras los pescadores de Guelaguichi se preparan para abrir la laguna a punta de pala para que el agua contaminada regrese al mar, en Playa Brasil la población acordó demandar a Pemex porque el líquido viscoso que forman los coágulos de crudo entró a la laguna “El Fraile”, donde con sus propios recursos crían camarones.

     El pueblo, dijo Augusto Ríos, el agente municipal de Playa Brasil donde ayer aparecieron 10  tortugas muertas bañadas de crudo y este lunes decenas bagres murieron en la playa, tomó la decisión de demandar a Pemex ante la PGR “por el daño que ha hecho de nuestras vidas”.

     De la misma forma los pescadores de Salinas del Marqués, en cuyo frente de playa nació la contaminación, anunciaron que Pemex ya está demandado “porque la grasa del petróleo llegó a la laguna donde sacamos sal y extraemos camarones”.



 Alberto López Morales

     SALINA CRUZ, Oax.-Enormes manchas negras, viscosas y con olor a petróleo emergen del mar, avanzan sobre la superficie marina y cubren las playas de Salinas del Marqués, Playa Brasil y Guelaguichi, donde los pescadores empiezan a irritarse por el derrame de crudo tras el hundimiento de una monoboya la semana pasada.

     Durante un recorrido que los pescadores realizaron por la zona afectada en la parte de sur poniente de este puerto, se constató “la grave contaminación”, dijo el  dirigente de los pescadores de alta mar, Anselmo López Villalobos, quien acusó que los funcionarios de Pemex mienten al asegurar que sus técnicos controlaron el derrame de mil litros de combustóleo.

     El representante de los pescadores de Salinas del Marqués, agencia de este puerto, Joel Gallegos dijo que Pemex miente “porque el derrame continúa sobre el mar y ya tocó las playas de varias pesquerías”. Es el peor accidente petrolero en la historia de Salina Cruz, abundó por su parte López Villalobos.

    Los pescadores reportaron que en el lugar donde flotaba la monoboya, emergen del mar las burbujas negras y viscosas y al menos tres buzos realizaban maniobras desde dos barcazas propiedad de Pemex para contener un ducto conectado a la monoboya y tres mangueras que en cada oleaje escupen el crudo.

     De acuerdo con la denuncia de los pescadores, la monoboya, donde cargaban los buques/tanques petróleo crudo para distribuir a los puertos del Pacífico mexicano y a Japón, se hundió desde el 11 de agosto y su negra carga amenaza con cubrir una laguna  de donde subsiste con la pesca de escamas y camarones, la población de Guelaguichi, agencia de Tehuantepec.

     El regidor de Ecología y Medio Ambiente de Tehuantepec, Alberto Quiroga dijo que los pescadores de Guelaguichi están desesperados porque en la laguna donde pescan, cerca del Pacífico, ya hay mortandad de peces y advirtió que las manchas de petróleo podrían destruir un campamento tortuguero donde hay 42 nidos del  quelonio golfina que contienen casi cinco mil huevos que están por eclosionar en la primera semana de septiembre.

     Si la mancha negra y viscosa avanza, “entonces valoraremos con  la Profepa si esperamos la eclosión para llevar las tortugas a otras playas o cambiamos los nidos de lugar porque la verdad es un riesgo muy grande el derrame”, señaló Alberto Quiroga, quien informó que este lunes presentará una denuncia por la contaminación petrolera.

     El área de prensa de Pemex informó que “personal técnico especializado de la Terminal Marítima de Salina Cruz controló un derrame de crudo, provocado por el hundimiento de la Monoboya No. 3 que se encuentra fuera de operación desde febrero del año 2008. Dicha instalación perdió flotabilidad y empezó a sumergirse lenta y parcialmente, manteniéndose parte de los tramos de mangueras flotantes en la superficie”.

     También informó que “la pérdida de hermeticidad en los sellos de la unidad múltiple de distribución de la Monoboya provocó que se vertieran aproximadamente mil litros de crudo mezclado con agua, que formaba el parte del producto remanente que se encontraba en la manguera”.

     “Fueron más de mil litros de crudo derramado y la situación no está controlada. Donde se hundió la monoboya emergen burbujas, al igual de las mangueras. Hay un fuerte olor a petróleo que irrita la nariz y los ojos. Pemex miente”, denunció Anselmo López Villalobos, quien dijo que los pescadores no van a tratar de sacar provecho del accidente, pero sí le pidió a Pemex que coordine sus esfuerzos con los pescadores para contener el avance del crudo.






miércoles, 22 de agosto de 2012

¿De qué vamos a vivir si se acaba la pesca?

La contaminación provocada por el derrame de crudo causó la muerte de unas 10 tortugas golfinas



Alberto López Morales

     SALINA CRUZ, Oax.- Con los pies descalzos unos y otros cubiertos con sandalias descosidas, parados sobre la ardiente arena invadida de coágulos negros y rodeados de tortugas golfinas muertas bañadas de chapopote, los pescadores de Playa Brasil miran hacia el ennegrecido mar y se preguntan: “¿Ahora de qué vamos a vivir si no se puede pescar por la contaminación?”

     Han transcurrido once días desde que se hundió la monoboya tres de PEMEX frente a la costa de Salinas del Marqués. Personal de la Terminal Marítima trata infructuosamente de frenar el avance de las bolas de petróleo crudo que ya afectó las playas de Punta Conejo, Brasilito, Azul, La Escondida, Guelaguichi y llegó hasta Concepción Bamba y según el delegado regional de Protección Civil, Jesús González Pérez, podría llegar a Huatulco, para el viernes.

     En Playa Azul, uno de los sitios más visitados por las familias del Istmo, no hay visitantes. El silencio se rompe cuando el oleaje expulsa su indeseable compañía convertida en grumos negros y viscosos sobre la blanca arena. Resignado, el pescador Israel Cisneros Salva comenta que “por el derrame del petróleo” levantó su equipo. Las redes o mallas duermen amontonadas bajo una vetusta enramada, mientras él aprovecha para “parchar con pegamento” su lancha.

     “Es inútil pescar. La gente no quiere comprar el pescado con la contaminación. El mar tiene mucho chapopote. Llevamos una semana sin ganar nada. ¿De qué vamos a comer? Pues esperamos la ayuda del gobierno. Antes del derrame cada uno de los 50 pescadores que vivimos aquí, capturábamos por día al menos 50 docenas de cocinero y unos 100 kilos de sierra que pagaban a 25 pesos por kilo. Ahora no hay nada”, dice desconsolado.

     A unos metros de la playa, junto al fogón de una endeble enramada que muestra el nombre de “Perla Coral”, doña Catalina García Domínguez truena los dedos. Admite que está preocupada. “Nosotros vivimos de la venta de mariscos, pero ahora, con eso que pasó, la gente no viene. El domingo había mucha gente, unos se metieron al mar y salieron con el cuerpo cubierto de chapopote y todos se fueron”, explica.

     Bajo las dos enramadas de doña Catalina, unas 10 mesas y sus 40 sillas lucen vacías. No hay visitantes. No hay ventas. No hay ingresos. “Tengo cinco hijos que van a la escuela y no tenemos dinero. Mi esposo, Carlos Cisneros se fue a Salina Cruz a ver si consigue ayuda para medio comer. Si no hay, creo que las mujeres vamos a ir al palacio a reclamar la ayuda, porque es la primera vez que vivimos este problema”, advierte. Las 15 palapas de Playa Azul, están vacías.

     En Playa Brasil, una pesquería ubicada entre Punta Conejo y Playa Azul, al poniente de este puerto, las mujeres se muestran indignadas. Acababan de recibir la visita de un enviado de la Profepa. “Ni su nombre nos dio”, dicen. En ese momento se retira la subdelegada de la PGR, Blanca Sánchez, quien constató la muerte de unas 10 tortugas cubiertas de chapopote.

      “Las tortugas aparecieron hoy en la mañana de este martes. Ayer hicimos un recorrido y no estaban. Vean, están cubiertas de petróleo crudo”, señala Artemio Aguilar García, del grupo de buzos que viven de la captura de moluscos como ostiones, almejas, lengua de perro y pata de cabra. “Nos hemos quedado sin trabajo y sin ingresos”, comenta.

     Desde Salinas del Marqués hasta Concepción Bamba, pasando por Punta Conejo, Playa Brasil, La Escondida y Guelaguichi, algo así como 22 kilómetros, la irritación crece en la misma medida que los coágulos de crudo avanzan sobre la superficie del Golfo de Tehuantepec y las blancas arenas de playa de las comunidades afectadas por el derrame.

     En Playa Brasil, las aves carroñeras se dan un festín con las tortugas muertas cubiertas de chapopote. “Al rato van a llover zopilotes del cielo”, advierte, Carlos, el pescador que guió a los periodistas a lo largo de un kilómetro donde se observan las manchas del aceite viscoso y de grumos de crudo que vuelven a ablandarse por el fuerte sol.

     Los rostros de los hombres que viven de la pesca y de las mujeres que comercializan los productos del mar reflejan la desesperación. “Nuestra vida está aquí y ahora nadie, ni PEMEX, ni las autoridades nos dicen cuándo podremos normalizar la vida del pueblo que está inactiva. Llamamos a Profepa, a Semarnat, al presidente, pero nada, nadie viene. Creo que no valemos”, expresan los pescadores.

     Entre ellos, cruzan opiniones. Unos quieren cerrar la carretera costera 200, donde minutos antes se volcó una pipa que derramó turbosina a un arroyo en la comunidad de Las Cotorras, cerca de Santiago Astata, otros piden detener los camiones que transportan víveres. Son expresiones que nacen de la desesperación. “No sabemos qué hacer ni con quién ir”, admite el agente municipal, Augusto Ríos García.

     A los pobladores de Playa Brasil les preocupa además que las manchas de petróleo crudo lleguen a la laguna de agua dulce “El Fraile”, donde la comunidad tiene un proyecto de siembra y captura de camarón. “Estamos en los días de captura, si la marea sube e inunda la laguna, pues de plano no sabemos qué pasará”, dice Ríos García, rodeado de los pobladores en la agencia municipal.

     Frente al drama que viven los pescadores de Salinas del Marqués, Punta Conejo, Playa Brasil, La Escondida, donde hay un campamento tortuguero, con casi cinco mil  huevos del quelonio, amenazado por las manchas de crudo, Guelaguichi y Concepción Bamba, se alza el silencio arrogante de PEMEX, que “engañó al gobierno de Oaxaca al decir que el derrame estaba controlado”, dijo el delegado regional de Protección Civil, Jesús González Pérez.

     “Si el derrame persiste, en dos o tres días la contaminación podría llegar a las bahías de Huatulco y entonces, todos pondrán el grito en el cielo porque ¿qué dirá el turismo internacional si se meten al agua y salen cubiertos de petróleo como ocurrió con los visitantes que se metieron al mar en Playa Azul y salieron con el cuerpo manchado de crudo el pasado domingo?, preguntó.

     Desde Playa Azul o desde Playa Brasil, se observan las maniobras que realizan los trabajadores de la Terminal Marítima de PEMEX en el sitio donde se hundió la monoboya, que tenía parecido a una gigantesca mandarina que amamantaba a los enormes buques/tanques de la flota petrolera que tenían el compromiso de surtir crudo a los puertos del Pacífico Mexicano.

     No hay forma de contener el derrame que según PEMEX habría sido de mil litros de crudo mezclado con agua y que ya fue controlado. “¡No es cierto!, puntualiza el dirigente de los pescadores de alta mar Anselmo López, quien explica que de el cabezal de playa hasta la monoboya hay tres kilómetros de una línea de 20 pulgadas de grosor, lo que representa el derrame de 608 mil litros, equivalente a tres 824 barriles de crudo de 159 litros cada uno o igual a más de 12 pipas de 50 mil litros.

     Lo cierto es que las inertes tortugas, cubiertas de petróleo crudo, siguen ahí, sobre la blanca arena salpicada de coágulos negros y las escamas no se ven en la zona afectada y frente a esa realidad que PEMEX guarda silencio, los pescadores ys sus familiares preguntan una y otra vez: ¿Ahora de qué vamos a vivir?

    

lunes, 20 de agosto de 2012

Piden pescadores plan de contingencia


Alberto López Morales

     SALINA CRUZ, Oax.- Pescadores de alta mar, autoridades de Salinas del Marqués, Playa Brasil, Guelaguichi y La Escondida, así como restauranteros, exigieron a la Secretaría de Marina que aplique el Plan de Contingencia para controlar el derrame de petróleo crudo suscitado tras el hundimiento de la monoboya número 3, propiedad de PEMEX, en aguas del Pacífico Mexicano.

     En un comunicado difundido este lunes, los afectados por el derrame de crudo, que avanza en la superficie marina y en las playas señalaron que “la contaminación afecta seriamente el entorno marino que nos rodea, en perjuicio de nuestras actividades pesqueras, turísticas y de servicios” y cuestionaron por qué no se aplicó el Plan de contingencias y por qué se pretende minimizar la gravedad del desastre ecológico.

     Las autoridades de Salinas del Marqués, Playa Brasil, Guelaguichi y La Escondida, que pertenecen  a los municipios de Salina Cruz y Tehuantepec, así como los pescadores y los prestadores de servicios turísticos criticaron además a los alcaldes Gerardo García Henestroza, de este puerto y José Luis Villalobos, de Tehuantepec, “por su actitud omisa ante la gravedad de esta situación, que quedará registrada en la historia de Salina Cruz, como una de las contaminaciones mas grandes generada por PEMEX,  y provocada por un derrame de crudo”.

     En el comunicado, los afectados con la contaminación pidieron que se les diga y explique “qué medidas tomará PEMEX  para mitigar y resarcir los daños ocasionados  con esta gran contaminación, porque de no ser así, nos veremos en la penosa necesidad de adoptar otras medidas. Estamos hablando de algo extremadamente serio y grave, que pudiera convertirse en el mayor desastre ecológico en perjuicio de nuestras actividades”.

     La monoboya tres, que de acuerdo con PEMEX dejó de operar desde el año 2008, se hundió desde el pasado 11 de agosto, frente a las playas  de Salinas del Marqués. La oficina de prensa de PEMEX había informado que había controlado el derrame de mil litros de crudo, sin embargo, las manchas negras, viscosas y con olor a petróleo se extiende en las playas y profundidades y superficie del mar.

     Los pescadores, restauranteros y comunidades afectadas por el derrame de crudo exigieron a las autoridades de la Secretaría de Marina Armada de México, a Semarnat y Profepa que dejen de hacerse de “la vista gorda” para que cuantifiquen la dimensión del derrame y sus daños colaterales y apliquen las sanciones que correspondan.

     Los pescadores, la comunidades y restauranteros afectados pidieron al gobierno de Oaxaca, a sus alcaldes y a los diputados locales y federales que digan “con mucha claridad si les interesa el tema o de plano, si no vamos a contar con ellos, porque pareciera que estuvieran en contubernio con PEMEX y que no les importara las consecuencias que está generando este derrame de crudo 

domingo, 19 de agosto de 2012


Pescadores piden a Pemex controlar derrame de crudo

El dirigente de los pescadores de alta mar, Anselmo López Villalobos, advirtieron que el derrame de crudo provocado por el hundimiento de una monoboy en Salina Cruz amenaza con cubrir playas y afectar la pesca
Pescadores acusan a Pemex de mentir al asegurar que sus t�cnicos controlaron el derrame de mil litroDERRAME DE CRUDO Pescadores acusan a Pemex de mentir al asegurar que sus técnicos controlaron el derrame de mil litros de combustóleo en Salina Cruz.(Foto: Alberto López Morales/ El Universal )
SALINA CRUZ, Oax. | Domingo 19 de agosto de 2012Alberto López Morales | El Universal13:22Enormes manchas negras, viscosas y con olor a petróleo emergen del mar, avanzan sobre la superficie marina y cubren las playas de Salinas del MarquésPlaya Brasil y Guelaguichi, donde los pescadores empiezan a irritarse por el derrame de crudo tras el hundimiento de una monoboya la semana pasada.
Durante un recorrido que los pescadores realizaron por la zona afectada en la parte de sur poniente de este puerto, se constató "la grave contaminación", dijo el dirigente de los pescadores de alta mar, Anselmo López Villalobos, quien acusó que los funcionarios de Pemex mienten al asegurar que sus técnicos controlaron el derrame de mil litros de combustóleo.
El representante de los pescadores de Salinas del Marqués, agencia de este puerto, Joel Gallegos, dijo que Pemex miente "porque el derrame continúa sobre el mar y ya tocó las playas de varias pesquerías". Es el peor accidente petrolero en la historia de Salina Cruz, abundó por su parte López Villalobos.
Los pescadores reportaron que en el lugar donde flotaba la monoboya, emergen del mar las burbujas negras y viscosas y al menos tres buzos realizaban maniobras desde dos barcazas propiedad de Pemex para contener un ducto conectado a la monoboya y tres mangueras que en cada oleaje escupen el crudo.
De acuerdo con la denuncia de los pescadores, la monoboya, donde cargaban los buques/tanques petróleo crudo para distribuir a los puertos del Pacífico mexicano y a Japón, se hundió desde el 11 de agosto y su negra carga amenaza con cubrir una laguna  de donde subsiste con la pesca de escamas y camarones, la población de Guelaguichi, agencia de Tehuantepec.
El regidor de Ecología y Medio Ambiente de Tehuantepec, Alberto Quiroga dijo que los pescadores de Guelaguichi están desesperados porque en la laguna donde pescan, cerca del Pacífico, ya hay mortandad de peces y advirtió que las manchas de petróleo podrían destruir un campamento tortuguero donde hay 42 nidos del  quelonio golfina que contienen casi cinco mil huevos que están por eclosionar en la primera semana de septiembre.
Si la mancha negra y viscosa avanza, "entonces valoraremos con  la Profepa si esperamos la eclosión para llevar las tortugas a otras playas o cambiamos los nidos de lugar porque la verdad es un riesgo muy grande el derrame", señaló Alberto Quiroga, quien informó que este lunes presentará una denuncia por la contaminación petrolera.
El área de prensa de Pemex informó que "personal técnico especializado de la Terminal Marítima de Salina Cruz controló un derrame de crudo, provocado por el hundimiento de la Monoboya No. 3 que se encuentra fuera de operación desde febrero del año 2008. Dicha instalación perdió flotabilidad y empezó a sumergirse lenta y parcialmente, manteniéndose parte de los tramos de mangueras flotantes en la superficie".
También informó que "la pérdida de hermeticidad en los sellos de la unidad múltiple de distribución de la Monoboya provocó que se vertieran aproximadamente mil litros de crudo mezclado con agua, que formaba el parte del producto remanente que se encontraba en la manguera".
"Fueron más de mil litros de crudo derramado y la situación no está controlada. Donde se hundió la monoboya emergen burbujas, al igual de las mangueras. Hay un fuerte olor a petróleo que irrita la nariz y los ojos. Pemex miente", denunció Anselmo López Villalobos, quien dijo que los pescadores no van a tratar de sacar provecho del accidente, pero sí le pidió a Pemex que coordine sus esfuerzos con los pescadores para contener el avance del crudo.

“Jamás abandonaré mi misión”, Solalinde

DEDICACIÓN. El sacerdote asegura que para comenzar con su labor tuvo que enfrentarse a muchos obstáculos, entre ellos a dos administraciones priístas y a los propios habitantes. (Foto: ALBERTO MORALES I EL UNIVERSAL )
Domingo 19 de agosto de 2012Alberto López / Corresponsal | El Universal
CIUDAD IXTEPEC.- Desde que el sacerdote Alejandro Solalinde Guerra comenzó su labor pastoral a favor de los migrantes, en 2006, supo que su tarea enfrentaría obstáculos y peligros. Por presiones del entonces alcalde priísta, Felipe Girón Villalba, no logró comprar una hectárea de tierras a doña Ana María, en el barrio de Picacho, cercano a las vías del tren, en diciembre de ese año. “Los que van a vivir ahí son maras y van a matar a tu hijo”, le decía el edil. Quiso comprar otro predio en las inmediaciones de la vieja estación ferroviaria y también le fue negado, a pesar de que los propietarios habían dado su anuencia.
Semanas más tarde, Solalinde Guerra por fin compró en 350 mil pesos una hectárea y media en el sector sur, ubicado a unos 500 metros al poniente del patio de maniobras del tren, a través del matrimonio formado por Doris y Ernesto, para evitar que las autoridades municipales impidieran la compra.
“Al otro día llegué disfrazado a firmar el contrato y les dije que el terreno era para construir el albergue a favor de los migrantes. ‘No hay problema padre’, me dijeron”. Esto lo recuerda en el contexto del debate con el obispo de la diócesis de Tehuantepec, Óscar Armando Campos Contreras, quien presuntamente le había anunciado su reubicación al frente de una parroquia, y quien posteriormente aclaró que nunca le había pedido que dejara su misión a favor de los indocumentados.
“Me duele el pecho y todo el cuerpo por la ceguera de mi obispo que no entiende la dimensión de la fe para proteger los derechos de los hermanos centroamericanos”, había dicho Solalinde, quien unos tres días antes de ingresar al hospital civil de Juchitán el miércoles 8 de agosto, con el diagnóstico médico de dengue clásico, se veía agobiado y a punto de llorar.
Sentado frente a la capilla que él levantó con la ayuda de muchos nombres anónimos, rememoró con tristeza que el 24 de junio de 2008 varios vecinos, azuzados por los plagiarios de los migrantes, intentaron quemar el albergue y correrlo del lugar.
“En ese entonces el alcalde, también priísta, Gabino Guzmán Palomec dijo que por instrucciones del gobernador Ulises Ruiz daría otro predio para construir un nuevo refugio lejos de esta ciudad, a cambio de que le vendiera el espacio donde está el albergue”.
Cinco años después desde que inició su labor pastoral a favor de los migrantes, Alejandro Solalinde observa a su alrededor donde se cimentó el refugio con tenacidad y esfuerzo, y explica que primero enfrentó a dos gobiernos priístas, después a Los Maras, luego a los plagiarios de migrantes y después a los malos policías extorsionadores.
En medio de las decisiones de la jerarquía católica que pretendían reubicarlo en una parroquia, Solalinde Guerra toma un respiro para redefinirse como un misionero a favor de los migrantes proveniente de Centroamérica.
—¿Considera usted que su eventual reubicación es un acto de persecución de la Iglesia, por lo que los jerarcas llaman protagonismo?
—Más que un acto de persecución, es un acto de ceguera de mi obispo Óscar Armando Campos Contreras, incapaz de ver lo que hago con amor desde la fe. No puede ver que es una misión pastoral. ¿Cómo lo convenzo? —responde.
El prelado, que el 19 de marzo cumplió 67 años de edad, se dijo sentir “adolorido porque la jerarquía de la Iglesia, aunque no toda la institución, no ha entendido que debe estar del lado de los pobres, de los que sufren, como los migrantes de Centroamérica, quienes corren el riesgo de quedar indefensos y más vulnerables.
“El obispo tiene todo el poder para removerme, pero su poder no es suficiente para doblegar mi conciencia”, repitió varias veces Solalinde, antes de que la Conferencia Episcopal Mexicana difundiera la postura del obispo Óscar Armando Campos Contreras, en el sentido de que no le había pedido al fundador del albergue que dejara su misión con los migrantes.
El principio de las actividades
Solalinde Guerra inició su labor pastoral en este albergue hace cinco años cuando solamente contaba con una pequeña casa de cartón, lugar donde él dormía, guardaba algunos libros y algo de medicamentos para atender a los migrantes que llegaban caminando desde Tapachula, Chiapas, después de que el huracán Stan destrozó en el año 2005 las vías ferroviarias y obligó a la suspensión del paso del tren conocido como La Bestia durante casi seis años.
Ahora, en lugar de la casa de cartón y ramas de dos o tres espinos donde los migrantes colgaban hamacas deshilachadas y descoloridas o tendían pedazos de cartón para dormir sobre el piso de tierra, se levantan dos dormitorios, el de hombres con 54 literas y el de mujeres con 15, con sus respectivos baños y áreas para la atención de migrantes enfermos; en el patio crecen varios árboles de mangos y dos huanacaztles que proyectan sus sombras hacia la cocina, el comedor y las frescas palapas destinadas a las visitas.
“Gracias al trabajo del padre Solalinde, el albergue de los migrantes ha cambiado para bien ”, admite Alberto Donis, un joven guatemalteco a quien policías de la desaparecida Agencia Federal de Investigaciones (AFI) le rompieron el sueño de llegar al territorio estadounidense a punta de pistola para robarle el dinero. Desde 2008 Donis decidió quedarse en el albergue y se convirtió en uno de los ocho colaboradores que tiene el refugio para el registro de migrantes, la recolección de desechos y la atención para la cocina y el comedor.
Los servicios de salud son ofrecidos por Médicos sin Frontera.
—No voy a abandonar mi misión pastoral, no voy a abandonar a los migrantes en la indefensión —comenta Solalinde Guerra luego de encaminarse hacia el comedor por un trozo de pastel, un espacio rústico con techo de lámina y media barda de bloques de cemento, que ha recibido a diputados, al gobernador Gabino Cué y a representantes de Amnistía Internacional.
Solalinde Guerra sufre. No hace mucho regresó de un largo periplo del extranjero, como parte del protocolo de seguridad impuesto a los defensores de derechos humanos que han visto sus vidas en peligro. Y en la soledad de su habitación, donde una cruz de madera luce la leyenda de: “No más muertes”, pintada con tinta roja, le llega la enésima amenaza de muerte por parte de lo que llama “los caciques de Nuevo Tutla”, donde fue retenido durante día y medio el 30 de diciembre de 2011.
“Dicen que los caciques andan ofreciendo 10 mil pesos para que deje usted de molestar”, le comentó uno de sus colaboradores que había asistido a una reunión para ver el regreso de 100 desplazados de Tutla. “Muy poco dinero, ¿acaso tan poquito valgo?”, expresó desafiante el sacerdote, como para tranquilizar a sus colaboradores que traen los nervios de punta.
A lo largo de cinco años de trabajo pastoral, Solalinde Guerra ha acompañado a los migrantes a presentar más de 200 denuncias ante la PGR y la Procuraduría estatal por delitos de homicidio, secuestro, extorsión, asalto y robo a mano armada y violaciones. “Todas las denuncias duermen el sueño de la impunidad”, lamenta Alberto Donis, uno de los colaboradores.
En cinco años de trabajo, Solalinde Guerra ha atendido a cientos de migrantes lesionados por La Bestia, atacados por violentos fogonazos que frenan el sueño americano y secuestrados por bandas que ven en los centroamericanos una jugosa mercancía productora de dinero, pero también ha enfrentado la incomprensión de la iglesia, las amenazas de muerte y la cárcel, como ocurrió el 11 de enero de 2007, cuando acompañó a los indocumentados a buscar a 12 mujeres que habían sido plagiadas en la estación del tren.
“Toda esa experiencia me ha dolido, incluso cuando quisieron quemar el albergue el 24 de junio de 2008, pero nada me ha dolido más que saber que la iglesia no entienda mi labor pastoral. Desde un principio sabía que mi trabajo no sería fácil, ya vislumbraba los peligros, pero hay que seguir hacia adelante”, sostiene Solalinde Guerra, quien libra ahora una batalla para recuperar su salud tras cinco días de permanecer hospitalizado con el diagnóstico de dengue clásico, que, de acuerdo con las autoridades de salud, se ha disparado este año por la “importación” del mal, desde los países de Centroamérica.
Alejandro Solalinde Guerra dejó el hospital el pasado lunes, después que ingresó alrededor de las 23:00 horas del miércoles y desde mediados de esta semana partió a la ciudad de Oaxaca con la finalidad de recuperarse plenamente, señalaron sus colaboradores.
Cinco años después, el sacerdote y activista continúa en su batalla, bajo cualquier circunstancia.

viernes, 17 de agosto de 2012


COMITÉ NACIONAL PARA LA DEFENSA
 Y CONSERVACIÓN DE LOS CHIMALAPAS
     Avenida Patriotismo 751 – 5; Colonia San Juan Mixcoac; México DF
    c.p. 03910; Tel/Fax: (52) 55 – 56153756; cel. (52) 55 - 55085585
Ciudad de México, agosto 16, 2012

Lic. Alejandro Poiré
Secretario de Gobernación
PRESENTE

Estimado Lic. Poiré:

Como red de la sociedad civil mexicana, encabezada por las autoridades comunales chimalapas, e integrada por un centenar de grupos ecologistas, conservacionistas, académicos y artistas, queremos externarle públicamente nuestra preocupación por la adversa situación socio-ambiental y política, que –pese a todos los esfuerzos realizados por las comunidades zoque chimalapas, por el gobierno de Oaxaca y por la Secretaría a su cargo- sigue privando en la porción oriente del Territorio Comunal de San Miguel y Santa María Chimalapa.

En ese sentido, queremos señalarle que recientemente, integrantes de nuestro Comité han recorrido la citada Zona Oriente de Los Chimalapas, constatando que:

1.- La policía chiapaneca continua establecida en la zona, destacamentada en el núcleo agrario de Rodulfo Figueroa, efectuando constantemente recorridos con actitudes de hostigamiento hacia los comuneros-as chimalapas.

2.- El gobierno de Chiapas, con claro apoyo de las Delegaciones Federales de diferentes Secretarías de Estado, continua realizando de forma acelerada, inversiones y construyendo obras de infraestructura, no sólo dentro del polígono del núcleo agrario Rodulfo Figueroa (cabecera del supuesto e ilegítimo municipio Belisario Domínguez) sino en áreas de conservación comunal y, ahora también, dentro del núcleo agrario Gustavo Díaz Ordáz.

3.- Se ha desatado recién, de parte del gobierno municipal de Cintalapa, una campaña de hostigamiento y presión sobre las Congregaciones comunales de La Libertad (antes Elsy Herrerías de Castellanos) y Pilar Espinoza II –núcleos agrarios de origen chiapaneco que desde 1994 aceptaron voluntariamente incorporarse como comuneros, siendo reconocidos desde entonces por Santa María Chimalapa- para que se desistan de éste acuerdo. Parte de esta campaña consiste en ofrecerles cuantiosas inversiones estatales y federales, si desconocen a los Bienes Comunales. Y

4.- En esa misma zona (La Libertad, Pilar Espinoza II-Bienes Comunales de Santa María) hemos recogido la versión en el sentido de la inminente creación de un nuevo asentamiento irregular,  proveniente del estado de Chiapas, como ya ocurrió recién, en los parajes Agua Fría y  El Quebrachal (Bienes Comunales de San Miguel).

Todo lo anterior constituye no sólo una reiterada e impune violación al “Acuerdo de Distensión Integral para garantizar la paz y tranquilidad  en la región limítrofe entre los estados de Oaxaca y Chiapas” y a los amparos judiciales en materia agraria emitidos por el Juzgado Sexto de Distrito, a favor de los Bienes Comunales de Santa María y San Miguel Chimalapa, sino una clara y abierta provocación de parte del gobierno de Chiapas, hacia las comunidades Zoque Chimalapas, que pone en riego nuevamente la paz social en la región.

En este contexto, no nos parece ni oportuno ni congruente, el que en estos momentos se pretenda ocultar ante la opinión pública estatal, nacional e internacional, la grave realidad socio- ambiental y política prevaleciente en la zona oriente del Territorio Comunal Zoque Chimalapa, mediante el anuncio de una “fuerte y cuantiosa inversión pública, federal y de los estados de Oaxaca y Chiapas para Los Chimalapas”, con lo que más bien se da la impresión de querer comprar con obras y proyectos, la voluntad,  y/o distraer la atención y energía  de las comunidades chimas, para mantener irresuelta –una vez más-  la causa estructural de toda la problemática ahí existente -tanto de depredación ecológica de la región más biodiversa de México y Mesoamérica,  como de la sistemática  violación de los Derechos del Pueblo Indígena Zoque Chimalapa- como lo es la conflictividad agraria, expresada en la impune y persistente invasión del territorio comunal de Santa María y San Miguel Chimalapa por parte de ilegítimos e ilegales intereses de madereros y ganaderos, solapados por el gobierno chiapaneco, así como en la persistencia de 10  núcleos agrarios chiapanecos, dotados ilegal e ilegítimamente mediante resolución presidencial, dentro de territorio comunal y otros 15 asentados en forma totalmente irregular.


Finalmente, de manera respetuosa, le reiteramos nuestro público y urgente llamado a intervenir de forma urgente, como instancia del Gobierno federal responsable de la paz social y como garante explícito del citado “Acuerdo de Distensión Integral para garantizar la paz y tranquilidad  en la región limítrofe entre los estados de Oaxaca  y Chiapas”, en pro de una solución definitiva -apegada a la justicia y al derecho- al añejo y doble problema de invasión agraria y de depredación y privatización de los invaluables Bienes Naturales, existentes en el territorio indígena de Los Chimalapas.

A T E N T A M E N T E 


                                                                                                Luis Bustamante Valencia
                                                                                                  Coordinador Nacional

jueves, 9 de agosto de 2012

Hospitalizan al padre Solalinde en Oaxaca



Alberto López Morales
El sacerdote Alejandro Solalinde Guerra está hospitalizado en el nosocomio "Macedonio Benítez", de esta ciudad, confirmó Alberto Donis, asistente del fundador del albergue para migrantes Hermanos en el Camino.
El padre Solalinde Guerra ingresó a las 23:00 horas del miércoles con alta temperatura y dolores en el cuerpo y los huesos, confirmaron trabajadores del hospital de la Secretaría de Salud. El primer diagnóstico fue por dengue clásico, sin embargo, los resultados se darán luego que se analicen las muestras de sangre.
Por la mañana de este jueves, Solalinde Guerra recibió en el área de urgencias la visita de Mané Sánchez Cámara, esposa del gobernador de Oaxaca, Gabino Cué Monteagudo.
Poco antes de las 12:30 horas de este jueves el sacerdote Solalinde Guerra fue ingresado al área de piso del Hospital Civil "Macedonio Benítez", donde recibe la atención médica.
"El padre Solalinde nos ha pedido que estemos pendientes de los migrantes que lleguen al albergue y que veamos que no les falte comida y medicinas", dijo Alberto Donis, asistente del sacerdote.
De igual forma, dijo Donis, el padre nos pidió que nos pongamos en comunicación con el obispo de Tehuantepec, Óscar Armando Campos Contreras, para darle las gracias por las declaraciones hizo en el sentido de que no retirará a Solalinde del albergue Hermanos en el Camino, que el prelado fundó en febrero de 2007.
Solalinde Guerra había denunciado en los últimos días que el obispo Campos Contreras pretendía asignarle una parroquia en la Diócesis de Tehuantepec y ello lo obligaría a desatender su labor pastoral a favor de los migrantes.
Hasta el momento se desconoce cuándo será dado de alta el sacerdote Solalinde Guerra.
CARTA SOBRE SALUD DE SOLALINDE
A todas nuestras amigas y amigos:
Les damos las gracias por las muestras de solidaridad, cariño e interés. Nos hicieron sentir, nuevamente, que además del amor de Nuestro Padre Dios, tenemos el suyo; por ello, estamos profundamente conmovidos.
Aprovechamos para compartirles que el Padre Alejandro se encuentra hospitalizado; su estado ha mejorado, pero tenemos que esperar a los reportes médicos. Oramos para que se recupere pronto y vuelva a su misión con nuestras y nuestros hermanos migrantes.
Les pedimos su comprensión, ya que el Padre no dará entrevistas por ahora. Les manda un afectuoso saludo.
CARTA PARA EL OBISPO CAMPOS CONTRERAS
Monseñor Óscar Armando Campos Contreras
Obispo de la Diócesis de Tehuantepec
P R E S E N T E

Apreciado Señor Obispo:
Queremos agradecer la aclaración que hizo en su comunicado de prensa del día 8 de agosto del presente, en el portal electrónico de la Conferencia del Episcopado Mexicano, así como en distintos medios a través de sus declaraciones referentes a la situación del Padre Alejandro Solalinde en el Albergue de Migrantes Hermanos en el Camino.
Reiteramos nuestro respeto a su investidura y como bautizados estamos comprometidos con la labor de la Iglesia a favor de nuestras hermanas y hermanos migrantes, tal y como Usted lo ha expresado.
Agradecemos su apoyo a la labor que llevamos a cabo junto con el Padre Alejandro Solalinde y deseamos hacerle sentir que ésta, es también, su casa.
Reciba, mediante estas líneas, nuestro saludo fraterno.

Equipo de coordinación y voluntarios
Albergue de Migrantes Hermanos en el Camino, A.C.


jueves, 2 de agosto de 2012

"¿Cómo hacerle para que nos respeten?" Ikoots


Alberto López Morales

     SAN MATEO DEL MAR, Oax.- La pregunta flota en el ambiente hostil, recorre las calles pavimentadas sin drenaje, penetra en los hogares con piso de tierra donde niños desnutridos juegan con perros y gallinas, rebota en las lanchas de los pescadores que regresan con las manos vacías del mar y acompaña a mujeres que cabizbajas caminan con sus palanganas de pan y camarones secos que ofrecen de pueblo en pueblo que forman esta nación de indígenas ikoots.

     “¿Cómo podemos hacerle para que el gobierno respete nuestro derecho a decidir?”, se preguntan los huaves o ikoots que desde el ocho de abril desconocieron a su presidente municipal Francisco Valle Piamonte y eligieron, mediante su sistema tradicional de Usos y Costumbres, a Nicolás Canalizo Quintero, quien despacha en el palacio municipal aún cuando no cuenta con el reconocimiento gubernamental.

     El pueblo ya recurrió a varias movilizaciones, pero los diputados, el gobierno y los funcionarios de la Dirección de Usos y Costumbres del Instituto Estatal Electoral no hacen caso, cuenta Samuel Guerrero, durante el trayecto de unos 35 minutos del puerto de Salina Cruz al centro de esta comunidad, donde se concentran hombres y mujeres ikoots frente al palacio municipal para discutir si aceptan la propuesta gubernamental de que desalojen el palacio que ocuparon desde el ocho de abril.

     Para exigir el reconocimiento de sus nuevas autoridades encabezadas por Nicolás Canalizo Quintero, la comunidad mareña bloqueó el paso e impidió la instalación de 17 casillas en la pasada elección presidencial del primero de julio, retuvo el 14 de julio a siete policías estatales que fueron liberados en medio de un clima de tensión y bloqueó la carretera Panamericana durante más de 30 horas a partir del lunes 23 del mismo mes. Sin embargo, lo único que lograron fue que les dijeran que devuelvan el palacio para volver a dialogar.

     “La cosmovisión de nuestro pueblo indígena es diferente a la de los políticos, los funcionarios y los líderes de los partidos. Acá en el pueblo nos regimos por costumbres y si un presidente discrimina o maltrata a su pueblo, pues el pueblo dice que ya no lo queremos y nombramos a otro, pero eso no lo entienden en Oaxaca”, explica la activista de derechos humanos y reproductivos, Roselia Gutiérrez.

     Desde diciembre del año pasado, cuando el edil Francisco Valle Piamonte presentó su primer informe de actividades, los integrantes del ayuntamiento le pidieron que explicara el destino de los recursos destinados a la obra pública. No informó, pero se le dio una segunda oportunidad que se agotó en abril de este año.

     “Desde entonces el presidente Francisco (Valle Piamonte), abandonó el pueblo, se fue. No  sabemos dónde está, pero el gobierno de Oaxaca le sigue mandando el dinero que no sabemos dónde lo malgasta, pero aquí ese dinero hace falta para poner más escuelas, arreglar el mercado y para apoyar a las poblaciones de las agencias de Juárez, Cuauhtémoc, Costa Rica y Huazantlán”, explica el indígena ikoot, Eleazar Infante Fiallo.

     En su defensa, el presidente municipal depuesto por la comunidad huave, Francisco Valle Piamonte dijo que “no puedo ir a San Mateo porque me han amenazado de colgarme o de encerrarme en la cárcel”, aunque aclaró que durante el mes de abril despachó desde la agencia municipal de Huazantlán, pero que por temor se trasladó primero a Tehuantepec y ahora se encuentra en la capital oaxaqueña.

     Tras el desconocimiento del alcalde, las nuevas autoridades encabezadas por Nicolás Canalizo Quintero abrieron el palacio municipal y comenzaron a reordenar los servicios básicos como la recolección de desechos, el traslado en ambulancias de los menores de edad con desnutrición, males diarreicos y vómitos y a mujeres con embarazos de alto riesgo al hospital de Salina Cruz y el servicio de vigilancia con policías comunitarios que prestan su tequio, trabajan sin cobrar.

     “En el gobierno de Oaxaca dicen y creen que es un grupo que quiere correr al presidente. No es cierto. Francisco (Valle Piamonte) se fue después que le dimos la confianza porque dijimos, él es profesor, nos va a ayudar, y ¿qué hizo? ¡Nos abandonó! Ahora el pueblo quiere que dé la cara o que renuncie”, dice indignada Virigilia Valle Maldonado, electa el ocho de abril como nueva regidora del Mercado.

     ¿Dónde está el presidente o el gobierno para que ayude a las mujeres que venden sus productos en el mercado?, pregunta Valle Maldonado, quien explica que en el mercado todas las mujeres se organizaron para pagar dos pesos diarios para ayudar a la nueva autoridad a sacar la basura, “aunque no hay dinero para arreglar la fosa séptica de los baños públicos y menos para arreglar la techumbre del mercado que cada que llueve parece coladera”.

     Por su parte la nueva regidora de Salud, la enfermera Flavia Maldonado Camacho no oculta su preocupación por la insensibilidad del gobierno y de los diputados que no quieren reconocer a las nuevas autoridades municipales porque, dice, “está generando problemas de salud porque tenemos la ambulancia para llevar a los enfermos a Salina Cruz, pero a veces no hay dinero ni para la gasolina y menos para el pago del chofer”.

     Mientras la población procedente de las tres secciones que conforman la cabecera y de las seis agencias municipales empieza a congregarse frente al palacio bajo un techo de láminas que parecen dispuestas a volar por los fuertes vientos, Flavia Maldonado Camacho endurece el rostro, levanta el índice y señala hacia el norte: “Si ese hospital ya estuviera terminado, ya no tendríamos que trasladar a los enfermos hasta Salina Cruz”. El hospital, cubierto de basura, con los cristales rotos, en medio de vacas y borregos que disputan las ramas de espinos, es una obra que dejó inconclusa la administración del ex gobernador Ulises Ruiz Ortiz y que el gobierno de Gabino Cué lo mantiene en el olvido, sin equipamiento y sin médicos ni enfermeras.

     Justo cuando desde el aparato de sonido se anuncia que la asamblea comunitaria está por comenzar, el presidente popular Nicolás Canalizo Quintero, un pescador joven electo el ocho de abril, explica que el pueblo ikoots solo pide que el gobierno reconozca y acredite a las nuevas autoridades que él encabeza. “Si quieren un plebiscito para que el pueblo decida, estoy dispuesto a someterme a la voluntad de los ciudadanos”, dice en forma retadora. “Ojalá que el anterior presidente Francisco Valle Piamonte acepte también y que venga al pueblo para que se acabe el problema”, sentencia.

     La asamblea está instalada. Los ikoots deliberan por más de tres horas. Hablan los hombres y las mujeres que hace tres años no tenían derecho ni siquiera a participar en las asambleas y ahora votan y tienen dos regidoras en el nuevo cabildo. La asamblea acuerda que el palacio municipal será devuelto al gobierno de Oaxaca con la condición de que Francisco Valle Piamonte presente su licencia al cargo de presidente y ofrece garantías a los funcionarios para que realicen en esta comunidad el plebiscito que ponga fin al conflicto municipal.

     No es el único problema que vive esta comunidad. Siguen pendientes otros litigios agrarios con sus vecinos de San Pedro Huilotepec, el Ejido Boca del Río, de Salina Cruz y sobre todo el añejo lío con sus hermanos ikoots de Santa María del Mar, cuyo paso terrestre sigue bloqueado desde octubre de 2009 y están obligados a cruzar la Laguna Superior en lancha para llegar a Juchitán.

     “La verdad nosotros le pedimos a Dios que se arreglen los problemas, pero también que mande un poco de lluvia para que haya más camarones y pescados en el mar, porque de eso vivimos”, comenta don Eleazar Infante Fiallo, mientras mira hacia el aborregado cielo de color gris que anuncia la presencia de fuertes vientos del norte que elevarán las olas del Pacífico mexicano y dificultarán la pesca.