viernes, 25 de noviembre de 2011

Protesta Ucizoni en el sur de Oxaca

Alberto López Morales

JUCHITÁN, Oax.- Militantes de la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo (Ucizoni), se movilizaron con bloqueos de carreteras y tomas de oficinas gubernamentales en el sur de Oaxaca.

El asesor de Ucizoni, Carlos Beas Torres informó que unos 800 campesinos bloquearon la carretera Transístmica a la altura del poblado Boca del Monte, para exigir la solución de los conflictos agrarios de San Juan Jaltepec Yaveo y El Zapote, de San Juan Guichicovi.

Al bloqueo sobre la carretera Transístmica se sumaron ejidatarios mixes de San Juan Guichicovi, quienes exigen la destitución del subsecretario del gobierno y ex presidente de esa localidad, Raynel Ramírez, a quien acusaron de dividir al ejido.

En la localidad de María Lombardo, unas 150 mujeres indígenas mixes tomaron el hospital de la Secretaría de Salud para pedir que mejores los servicios médicos y llamaron al titular de los Servicios de Salud de Oaxaca, Germán Tenorio, que visite la zona y constate “el pésimo servicio”.

Mientras que en la ciudad de Matías Romero unos 300 pobladores de la zona tomaron las oficinas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), en protesta contra las altas tarifas eléctricas. La protesta también se realizó en el poblado Sarabia.

Los juzgados penales de primera instancia de Matías Romero también fueron ocupadas por indígenas mixes, que demandan audiencias con el presidente del Tribunal de Justicia de Oaxaca y con el procurador de Justicia y piden que el gobierno indulte al indígena Ju

martes, 22 de noviembre de 2011

En Chimalapas no hay paramilitares, dicen los zoques

Alberto López Morales



JUCHITÁN, Oax.- El grito en las montañas zoques resuena al punto del fastidio y la indignación: “¡En los chimalapas no hay paramilitares!, dijo Rosalino Ruiz Pérez, comunero de San Antonio, congregación de San Miguel Chimalapa.

“Ya estamos cansados que el gobierno de Chiapas nos ataque en los periódicos diciendo que aquí hay grupos armados, de paramilitares. ¡Eso es una mentira!”, añadió al tiempo de observar a su alrededor y señalar: “Ni machetes tenemos”.

Los comuneros zoques de San Antonio y Benito Juárez, congregaciones de San Miguel Chimalapa que desde el 20 de octubre cerraron el paso a los madereros y ganaderos chiapanecos del ejido Gustavo Díaz Ordaz, aclararon que tampoco tienen secuestrado a nadie.

En algunos periódicos de Chiapas y de la ciudad de México, señalaron los comuneros chimalapas, han dicho que tenemos secuestrados a más de 300 chiapanecos. “Eso no es cierto y lo pueden comprobar si vienen acá”, dijo molesto Rosalino Ruiz Pérez.

Durante una conferencia de prensa que se realizó en la comunidad zoque de San Antonio, la población documentó con fotografías cómo el pasado domingo un camión del Ejército Mexicano trasladó víveres al ejido chiapaneco Gustavo Díaz Ordaz.

El gobierno de Chiapas les mandó por tierra desde Rodulfo Figueroa, galletas, harina de maíz, jabones, detergentes, arroz, cajas de papas, tomates, huevos, calhidra, azúcar y pañales que fueron entregados personalmente por 10 soldados que vigilan la zona, señaló Ruiz Pérez.

Los comuneros zoques exhortaron al gobierno de Chiapas “que deje de amenazar, de mentir y de provocar la violencia con la creación del municipio Belisario Domínguez, en tierras comunales de los Chimalapas”.

En la conferencia de prensa, los comuneros zoques pidieron al gobierno de Gabino Cué y a los diputados del Congreso de Oaxaca a que asuman con mayor energía la defensa de la selva de los chimalapas y de la soberanía de Oaxaca.

“Nos molesta la pasividad del gobierno de Oaxaca y de los diputados que no alcanzan a comprender la magnitud del problema agrario, ambiental y social de la zona”, dijo Ruiz Pérez, quien anunció que en esta semana Santa María Chimalapa se sumará a la defensa de la selva.

También llamaron al gobierno de Oaxaca para que envíe víveres para los comuneros de San Antonio y Benito Juárez, porque desde el 20 de octubre nadie va al campo a la cosecha del tomate o a la recolección de la resina porque temen actos violentos por parte de la policía chiapaneca.

En la región no hay policías de Oaxaca. Solamente policías de Chiapas acantonados en las localidades de Rodulfo Figueroa y Díaz Ordaz, aunque la presencia de soldados del 13 regimiento de caballería motorizada es notoria.

Este lunes, el representante regional del Comité para la Defensa de los Chimalapas, Miguel Ángel García Aguirre entregó al mando militar las conclusiones de la misión civil de observación, donde se concluye que en la zona no hay paramilitares.

García Aguirre pidió al mando militar que evite cualquier agresión de policías chiapanecos a las comunidades zoques de San Antonio y de Benito Juárez.

domingo, 20 de noviembre de 2011

¡Todo el tiempo Chiapas nos humilla!, dicen zoques




La voz de doña Carmela se apaga, brota el silencio. Confiesa su impotencia y abraza a sus nietos. “No quiero que ellos crezcan con miedo, no quiero que vivan pensando a qué horas vendrán los policías de Chiapas a humillarlos”, dice

ABUSOS. Los indígenas de la comunidad oaxaqueña han reportado agresiones y robos por parte de los policías chiapanecos (Foto: ALBERTO LÓPEZ EL UNIVERSAL )

Domingo 20 de noviembre de 2011
Alberto López Morales | El Universal
SAN MIGUEL CHIMALAPA.La voz de doña Carmela López, su semblante con las mandíbulas endurecidas y las manos crispadas, forman un mosaico de sentimientos que van desde el miedo, hasta el odio y la tristeza.

“Da coraje y tristeza. La verdad no se puede vivir con tranquilidad. Todo el tiempo hay problemas. ¡Todo el tiempo Chiapas nos humilla!”, exclama ante el ruido del helicóptero que lleva víveres y policías al ejido chiapaneco Gustavo Díaz Ordaz.
La voz de doña Carmela se apaga, brota el silencio. Confiesa su impotencia y abraza a sus nietos. “No quiero que ellos crezcan con miedo, no quiero que vivan pensando a qué horas vendrán los policías de Chiapas a humillarlos”, dice.
A 500 kilómetros al sureste de la capital oaxaqueña, el conflicto agrario que viven los chimalapas desde hace 44 años, en medio de abusos de ganaderos y talamontes, colmó la paciencia de los indígenas zoques.
“Cuando yo tenía nueve años de edad, los chiapanecos que vivían en Gustavo Díaz Ordaz quemaron mi casa que estaba abajito del río, en Las Delicias, y por eso nos venimos a vivir aquí”, explica y señala hacia su vivienda de madera de pino, donde la pobreza anida en cada rincón.
La casa de doña Carmela es igual que todas. Para alumbrarse por las noches se ayuda con un panel solar que apenas si tiene fuerzas para prender dos focos, la cocina es un fogón y en el patio de tierra unas gallinas y guajolotes pequeños pelean por un pedazo de masa de maíz.
“En febrero una enfermedad acabó con las gallinas del pueblo y nadie del gobierno se acordó que existimos”, dice plañideramente. “¿Qué Chiapas es más poderoso que Oaxaca?, le pregunto porque a cada rato llevan alimentos a Díaz Ordaz y mire, nosotros, estamos abandonados”.

Defensa ancestral

Los zoques son herederos de los Olmecas y cuenta que 1687 ellos compraron sus tierras a la Corona Española, en 25 mil pesos oro en una tsima (jícara) de lapa (oro) que en zoque significa Chimalapa.
Sin embargo, la selva chimalapa ha sido devastada por madereros y ganaderos a pesar de que desde marzo de 1967 las tierras zoques fueron tituladas por el presidente Gustavo Díaz Ordaz, que dotó a San Miguel con 134 mil hectáreas y a Santa María con 460 mil hectáreas.
En la defensa de sus tierras, que desde 1950 a 1977 fueron aprovechadas por la empresa maderera Sánchez Monroy, los zoques, como don Gustavo Jiménez, fueron a parar a la cárcel de Cerro Hueco, Chiapas.
“Los policías de Chiapas me sacaron de mi casa, de aquí en San Antonio, en enero de 1988 y me llevaron al monte y pegaron duro para que les dijera que un sembradío de mariguana era mío, que yo lo había sembrado”, dice don Gustavo Jiménez.
Después, dice, “los policías detuvieron a mi compadre Tino y don Juan Humberto Díaz. Ellos traían bolsas de frijoles, arroz y galletas que nos regalaba el Padre Lino (Tenorio), y dijeron que lo habían comprado con dinero del narcotráfico. A todos nos llevaron a Cerro Hueco”.
Como no había hombres en el pueblo, “pues las mujeres nos jalamos para el monte, con nuestros hijos pequeños que se enfermaron de sarampión, los policías de Chiapas entraban a las casas a robar como perros lo que dejamos”, dice doña María Luisa Ruiz.
Aquí nadie olvida que el 31 de diciembre de 1989, las mujeres regresaron del monte y detuvieron a dos policías chiapanecos. “Uno era el comandante y les quitamos sus armas y hubo una revuelta, con golpes y balazos y murieron los dos policías”.
Doña María Luisa recuerda que los policías chiapanecos llegaron a su vivienda: “¿Dónde está tu esposo?, me decían. Querían saber dónde estaba porque decían que él había matado a los policías. ¡Búsquenlo en la prisión de Cerro Hueco!, allá lo tienen desde enero, les dije”.
Don Gustavo Jiménez narra que su compadre Tino y don Juan Humberto Díaz fueron trasladados después al penal de Tehuantepec. Ahí alcanzaron su libertad en octubre de 1993.

Dolor de madre

En estos días, doña María Luisa, quien en 1989 huyó al monte con sus tres pequeñas hijas, dice que ha vuelto a pensar que van a regresar al monte, como en el pasado. “¡Aquí nadie se va, si vienen los policías de Chiapas, sólo muertos nos sacarán!”, responde su esposo Gustavo.
Gracias a Dios, añade, ahorita hay soldados que vigilan el camino, que cuidan que no entren los policías chiapanecos como lo hicieron antes. “Yo espero que el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, nos defienda con más fuerza”, dice.
Sin embargo, su esposa, doña María Luisa, revela que tiene el alma adolorida. “Me duele alma, tengo el dolor de madre porque no sé cómo está viviendo mi hija en estos momentos. Ella tiene una niñita de siete años que quisiera ver, quisiera abrazar y quisiera besar porque es mi nieta”, dice.
María Elia, la hija de doña María Luisa y de don Gustavo, se casó a los 15 años de edad con el ejidatario chiapaneco José Delfino Flores, quien vive en Gustavo Díaz Ordaz, que formará parte del nuevo municipio chiapaneco llamado Belisario Domínguez.
“Antes ellos venían a visitarnos, aquí se estaban unos días, comíamos juntos y ahora ni siquiera sé dónde está ella porque ¿ya vieron los helicópteros?, dicen que los están sacando de ahí para llevarlos a otro lado. Mi dolor de madre es grande, porque quisiera tenerlos aquí”, cuenta.
El ejido Gustavo Díaz Ordaz, asentado sobre casi cinco mil hectáreas de tierras chimalapas, se fundó dos meses después de que el gobierno federal reconoció y tituló las tierras a favor de los zoques en 1967.
Dicho ejido, al igual que Flor de Chiapas, Ramón E. Balboa, La Hondonada, Rodulfo Figueroa, forma parte del nuevo municipio Belisario Domínguez, pero que, según los chimalapas, están en tierras zoques.
“Ya queremos vivir en paz”, ese fue el clamor de las mujeres zoques que recogió en días pasados el Visitador Adjunto de la Cuarta Visitaduría de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Gerardo Ocaña Rojas, quien arribó a la zona.
La paz pende de un hilo porque ejidatarios chiapanecos han anunciado que podrían desbloquear el paso que desde el 20 de octubre está cerrado en esta comunidad, donde el hambre aprieta, pero los zoques están resueltos a hacerse escuchar y nadie se mueve del bloqueo.
“Aquí vamos a seguir y vamos a resistir”, dice doña María, que como doña Carmela y doña María Luisa viven con miedo, coraje, odio y tristeza, “por el olvido, la desatención y las agresiones”.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Rechazan Chimalapas nuevo municipio chiapaneco




Alberto López Morales

JUCHITÁN, Oax.- Los pueblos zoques de San Miguel y Santa María Chimalapas enfrentarán “unidos y con acciones coordinadas”, la defensa de sus tierras, selvas y bosques anunciaron los líderes comunales, Alberto Cruz Gutiérrez y Pedro López Jacinto, respectivamente.

Arropados por veteranos chimalapas que se han curtido lo mismo en las brigadas contraincendios que en las movilizaciones para recuperar 42 mil hectáreas de San Isidro la Gringa y 13 mil hectáreas de la Colonia Cuauhtémoc, ambos líderes elevaron el grito del ¡Ya basta!.

En conferencia de prensa realizada en esta ciudad juchiteca, Cruz Gutiérrez y López Jacinto impugnaron y rechazaron la creación del nuevo municipio chiapaneco “Belisario Domínguez”, en la zona oriente de los chimalapas, en los límites de Chiapas y Oaxaca.

“Lejos de ayudar a resolver el problema agrario, el gobernador de Chiapas Juan Sabines enrarece y complica la situación porque ese municipio está dentro de las tierras comunales de los chimalapas y no lo vamos a aceptar de ninguna manera”, advirtieron.

Por esa razón, demandaron de los legisladores de Oaxaca una enérgica respuesta política y jurídica para que impidan que Chiapas lleve a cabo una nueva invasión tanto al territorio oaxaqueño, como en las tierras de los chimalapas.

Los diputados oaxaqueños integrarán este jueves una comisión legislativa que visitará la zona del conflicto en el transcurso de esta semana y dialogará con los chimalapas de San Antonio y Benito Juárez, informó el coordinador de la bancada del Partido del Trabajo, Flavio Sosa.

Las autoridades comunales, Alberto Cruz y Pedro López también anunciaron que en sus respectivas asambleas comunitarias, los zoques desconocieron la Comisión Ejecutiva para la Atención de los Chimalapas que creó el gobernador oaxaqueño, Gabino Cué.

“No reconocemos ni a la Comisión y tampoco al comisionado y porque el gobierno de Cué, en lugar de respaldarnos, el gobernador de Oaxaca agredió a los chimalapas el nueve de noviembre, cuando metió a la fuerza pública e San Miguel Chimalapas”, explicaron.

Los dirigentes chimalapas exigieron además que se reinstale de inmediato la mesa de diálogo interinstitucional entre los gobiernos de Chiapas y Oaxaca y la Reforma Agraria, con la finalidad de retomar las propuestas de solución al añejo conflicto que existe en la zona oriente de los zoques.

Asimismo, pidieron al gobierno de Oaxaca y a los diputados oaxaqueños que frenen los hostigamientos que sufren las comunidades chimalapas de San Antonio y Benito Juárez, por parte de la policía chiapaneca.

En San Antonio y Benito Juárez, chimalapas, ubicadas en los límites con Chiapas existe un bloqueo al paso del ejido Gustavo Díaz Ordaz, desde el 20 de octubre pasado, para exigir que Chiapas devuelva casi 10 toneladas de resina de pino, que incautaron los chiapanecos.

En la región del conflicto agrario, donde los chimalapas han denunciado que ganaderos y talamontes ya invadieron unas 150 mil hectáreas en los últimos 44 años, el Ejército Mexicano fortaleció su presencia con labores de asistencia social.

La brigada de labor social del 13 regimiento de caballería motorizada de Ciudad Ixtepec, Oaxaca, da servicios médicos, de odontología, de peluquería y de deportes. Este miércoles atendieron de manera especial, en San Antonio, al menor Leonardo Girón, de Díaz Ordaz.

Las autoridades comunales de San Miguel y Santa María Chimalapa anunciaron que en los próximos días realizarán coordinadamente una serie de acciones para la defensa de sus tierras, aunque dijeron que las darán a conocer este fin de semana.

Como en los años de 1994, cuando recuperaron 42 mil hectáreas de San Isidro la Gringa, que estaba en manos de los ganaderos chiapanecos y las 13 mil hectáreas que estaban bajo el control de la Colonia Cuauhtémoc, ahora, los zoques volvieron a unir sus esfuerzos.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

No hay paramilitares en Chimalapas, dicen observadores

Misión Civil de Observadores de Derechos Humanos y Grupos Ecologistas a
la zona oriente de Los Chimalapas (Noviembre 12, 13 y 14 de 2011[1])
Informe Final

A.- INTRODUCCIÓN

Como es de conocimiento público, los días sábado 12, domingo 13 y lunes 14 del presente, una Misión Civil de Observadores de Derechos Humanos y Grupos Ecologistas, convocada y coordinada por éste Comité Nacional para la Defensa y Conservación de Los Chimalapas (CNDCCh) y conformada por veinte personas pertenecientes a organizaciones civiles y colectivos de observación de derechos humanos y ecologistas, nos trasladamos desde la ciudad de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, hasta la porción oriente de la región de Los Chimalapas, zona donde actualmente se presenta una situación de alta tensión social, con riesgos de enfrentamiento violento y de represión, como consecuencia de un doble e irresuelto conflicto histórico: uno, de origen agrario, provocado por el ilegal reparto y dotación de tierras a núcleos agrarios de origen chiapaneco integrados por indígenas tsotsiles y campesinos pobres, sobre territorio comunal del Pueblo Indígena Zoque Chimalapa, constituido por las Comunidades de San Miguel y Santa María Chimalapa; el otro, un conflicto de límites estatales entre los estados de Oaxaca y Chiapas, el cual, aunque jurídicamente no tiene nada que ver ni debería interferir con la propiedad comunal zoque, histórica y jurídicamente reconocida, sí ha servido –en cambio- para confundir a la opinión pública y para manipular y enfrentar a indígenas y campesinos pobres involucrados en este doble conflicto, ello para beneficio de empresas madereras, ganaderos privados y supuestos propietarios.

Participamos en esta Misión las organizaciones civiles: Guerreros Verdes, AC (Guerrero); Madre Tierra (Chiapas); Voluntariado Internacional de Observadores de Derechos Humanos; Tribunal Internacional de los Pueblos Capítulo Chiapas-México; Maderas del Pueblo del Sureste, AC (Oaxaca-Chiapas); y el Comité Nacional para la Defensa y Conservación de los Chimalapas (México, DF), todos ellos acompañados por los medios de comunicación: periódico Cuarto Poder (Chiapas) ; semanario Mirada Sur (Chiapas); En Marcha (Oaxaca); Radio Zapatista y 99.1 Frecuencia Libre de San Cristóbal.

Este Informe Final es el resultado de nuestra Misión

B.- ANTECEDENTES

La región de los Chimalapas, ubicada en el corazón del Istmo de Tehuantepec, es poseedora de la mayor diversidad biológica del país y de Mesoamérica (mayor aún que la existente en la Selva Lacandona), proveedora de invaluables servicios hidrológicos, ambientales y de biodiversidad. Esta región ha sido propiedad ancestral del Pueblo Indígena Zoque Chimalapa, de origen Olmeca. De esta forma la existencia del territorio zoque Chimalapa es anterior a la existencia de los estados de Oaxaca y Chiapas.

Para lograr el respeto y reconocimiento a las tierras comunales, los zoques chimalapas pagaron $25,000 en oro común, entregado a la corona española –según la historia- en jícaras, de donde deriva el nombre Chimalapa, en lengua zoque: tsima- jícara, lapa – oro. A cambio, la Corona de España expidió Títulos Virreinales a favor del Pueblo Zoque Chimalapa, el 24 de Marzo de 1687, mismos que fueron luego confirmados por el gobierno del México independiente en 1850, para, finalmente, 117 años después, ratificados por dos resoluciones presidenciales de Reconocimiento y Titulación de Bienes Comunales, emitidas en marzo de 1967 a favor de San Miguel y Santa María Chimalapa.

El origen histórico del conflicto socio-ambiental existente en la porción oriental del territorio comunal Chimalapa inició hace más 60 años, cuando empresas madereras, apoyadas por el gobierno del estado de Chiapas y contando con el aval del gobierno federal, se asientan en la citada porción oriente del territorio comunal Zoque Chimalapa, obteniendo del gobierno federal la concesión maderera sobre 100 mil hectáreas de bosques de pino y de niebla, instalando ahí 25 aserraderos, a través de los cuales durante 27 años 1950-1977) explotan y saquean los bosques comunales.

Para encubrir este saqueo depredador, los ilegítimos intereses económicos y políticos provenientes del estado de Chiapas, literalmente crean el doloso conflicto interestatal Chiapas-Oaxaca y fundan los primeros ejidos dentro de tierras comunales, con sus propios peones y trabajadores madereros; y, luego, continúan esta estrategia perversa, trasladando dentro de los territorios comunales chimalapas, familias tsotsiles de los Altos de Chiapas, -desplazadas por conflictos interreligiosos ó por carencia de tierras- así como campesinos chiapanecos pobres, a los cuales les otorgan ilegalmente dotaciones de tierras, avalado esto por la Secretaría de Reforma Agraria federal. Con ello crean un absurdo y trágico conflicto entre indígenas pobres zoques chimalapas, contra indígenas pobres de origen tsotsil y campesinos pobres chiapanecos, quienes literalmente han sido utilizados como cobertura y como “escudos humanos”, mientras continúa el saqueo –y hoy la pretendida privatización- de los bienes naturales comunes, de parte de madereros –como es el caso actual-, ganaderos, supuestos propietarios privados y funcionarios corruptos.

En contrapartida, las comunidades zoque chimalapas desde 1991, han ofrecido a los ilegales núcleos agrarios ejidales de origen chiapaneco y a sus pobladores –campesinos e indígenas pobres-, su promesa de no desalojo, y sí, en cambio, su incorporación como comuneros, a cambio de qué reconozcan la propiedad ancestral comunal zoque chimalapa y a los Bienes Comunales de Santa María y San Miguel Chimalapa, sin que ello implique el convertirlos en “oaxaqueños”.

Esta estrategia social, acompañada de una intensa movilización comunal, de una decidida y honesta gestión jurídica y de un plural apoyo de la sociedad civil, nacional e internacional, les valió –en la década de 1994 al 2004- la recuperación de 40 mil hectáreas, invadidas por ganaderos chiapanecos, de la llamada colonia San Isidro la Gringa (porción noreste de los Chimalapas) y de otras 20 mil hectáreas, invadidas por ganaderos oaxaqueños y veracruzanos de la colonia Cuauhtémoc (porción noroeste), así como la incorporación a la comunidad, de los núcleos agrarios chiapanecos, San Pedro Buenavista, Elsy Herrerías de Castellanos (hoy La Libertad), La Lucha, Pilar Espinoza de León II, Ignacio Zaragoza y Nuevo Jerusalem.

En este contexto, en 2009, de forma por demás ilegal e irresponsable, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) otorgó permisos de explotación maderera a predios ejidales y a supuestas propiedades privadas ubicadas dentro de territorio comunal Chimalapa, encabezadas por el núcleo agrario Gustavo Díaz Ordáz, siendo que, cuando los contratistas privados madereros intentan a fines de 2010, sacar el primer camión cargado de trozas, es retenido por los comuneros chimalapas.

Al mismo tiempo, la Secretaría de Reforma Agraria –responsable directa del conflicto, al haber dotado ilegalmente a ejidos sobre territorio comunal- se aferra –como su propuesta de solución- a ofrecerles a las comunidades de San Miguel y Santa María Chimalapa, la compra de las 47 mil hectáreas del territorio comunal en conflicto, siendo que las Asambleas Generales de ambas comunidades han reiterado pública y oficialmente, su decisión de “no vender la Madre Tierra”.

Ambos hechos (los permisos madereros otorgados por SEMARNAT y la inflexible postura de la SRA de comprar los terrenos comunales) únicamente han servido para escalar gradualmente el grave conflicto social existente, mismo que se ha agudizado todavía más con la unilateral decisión del gobierno de Chiapas, de crear, precisamente en el territorio comunal ocupado por los núcleos agrarios chiapanecos Rodulfo Figueroa, Díaz Ordáz, y Flor de Chiapas, y sobre los ranchos supuestamente privados, La Hondonada y Montebello, el nuevo municipio denominado “Belisario Domínguez”.


C.- ITINERARIO Y ACTIVIDADES REALIZADAS

El itinerario desarrollado por la Misión fue:

San Cristóbal de las Casas, Chiapas – Tapanatepec, Oaxaca – Poblado Pascual Fuentes (el Jícaro), Oaxaca – Ejido Rodulfo Figueroa (dícese pertenecer al municipio de Cintalapa, Chiapas) – Congregación comunal San Antonio Chimalapa (parte de los Bienes Comunales de San Miguel Chimalapa) – Poblado Gustavo Díaz Ordáz (dícese pertenecer al municipio de Cintalapa, Chiapas) - Congregación comunal Benito Juárez (parte de los Bienes Comunales de San Miguel Chimalapa) y regreso (ver mapa 1).

En cuanto las actividades desarrolladas, por orden de realización:

San Cristóbal de las Casas, Chiapas – reunión de información previa, inducción y preparación logística

Poblado Pascual Fuentes (el Jícaro), Oaxaca – encuentro con autoridades comunales de San Miguel Chimalapa y con comisión comunal nombrada para recibir, acompañar y brindar seguridad a la Misión.

Ejido Rodulfo Figueroa (dícese pertenecer al municipio de Cintalapa, Chiapas) – Observación de condiciones de tensión y de masiva presencia policiaca del estado de Chiapas

Congregación comunal San Antonio Chimalapa (parte de los Bienes Comunales de San Miguel Chimalapa) – Asamblea general con comuneros de las Congregaciones de San Antonio y comisiones de la cabecera comunal de San Miguel Chimalapa y de la Congregación Benito Juárez; esta Asamblea fue encabezada por autoridades comunales de San Miguel Chimalapa, y se celebró específicamente con motivo de la llegada de esta Misión.

En la Asamblea escuchamos y documentamos diversos testimonios –que se tienen grabados y filmados- expresados por comuneros y comuneras zoques, en los que narraron con detalles, la histórica y añeja situación de tensión social, conflicto y violación de derechos individuales y colectivos, sufrida por ellos (pero también -y así nos lo dijeron- también por parte de sus hermanos indígenas y campesinos pobres chiapanecos) no sólo ahora, sino de forma reiterada desde hace 60 años, debido –según la apreciación de los comuneros-as- a la agresiva postura de los diferentes gobiernos chiapanecos (desde 1950 a la fecha) defendiendo los intereses de madereros, ganaderos y supuestos propietarios; a la complicidad de los diferentes gobiernos federales (SRA, SEMARNAP/SEMARNAT; SEGOB; CNDH) y a la pasividad, omisión y hasta agresión, de parte del gobierno oaxaqueño.

Escuchamos y documentamos también, la reiteración expresada por comuneros y comuneras zoques, en el sentido de que ellos-as no tienen nada en contra de sus hermanos indígenas y campesinos pobres chiapanecos, quienes fueron llevados ahí por el gobierno de Chiapas y por la SRA, a los cuales los chimalapas les han ofrecido –desde 1991- el que se incorporen a los Bienes Comunales de San Miguel y -donde así proceda- de Santa María Chimalapa, reconociendo el territorio comunal de ambas comunidades, sin que ello implique obligarlos a volverse “oaxaqueños”.

Ahí, nos expresaron claramente –y así lo constatamos- que el bloqueo establecido en las entradas de las Congregaciones comunales de San Antonio Chimalapa y Benito Juárez, el cual impide el acceso por tierra al núcleo agrario ejidal Gustavo Díaz Ordáz, se ha mantenido para impedir el paso de vehículos de gobierno, vehículos de empresas comerciales que abastecen tiendas (CocaCola, Sabritas, Gamesa, etc) y de coyotes de Cintalapa, acaparadores de la producción local de jitomate. Pero que están totalmente de acuerdo y comprometidos a no impedir el paso a pié, ni el paso de vehículos con despensas, ayuda humanitaria, medicinas ni doctores ó brigadas de salud (federal), ni mucho menos, impedir la salida y traslado de enfermos, a los cuales inclusive, les han ofrecido atención médica y medicinas en el Centro de Salud ubicado en la Congregación de San Antonio.

Señalaron que, lamentablemente, los pobladores de Díaz Ordáz al parecer están muy desinformados y controlados por el gobierno chiapaneco, pues se niegan a dialogar solos (sin policía y sin gobiernos) y pasan de forma temerosa por las orillas de la congregación de San Antonio.

A petición expresa de la asamblea de comuneros zoques y ante la amenaza pública emitida por parte del gobierno de Chiapas, de realizar en el corto plazo, un desalojo violento del bloqueo comunal establecido en San Antonio, le fue solicitado formalmente al Capitán Segundo de Caballería Juan Pacheco Martínez, responsable de la Base de Operación Mixta acantonada en dicha congregación, que elementos del Ejército Mexicano resguardaran “la seguridad e integridad de los comuneros de la zona oriente y de la Misión de Observación de Derechos Humanos” (ver Acta anexa).

Al respecto, queremos resaltar que, en cuanto al resguardo de esta Misión, el Ejército mexicano ahí acantonado cumplió cabal y respetuosamente, acompañándonos a lo largo de todo el recorrido, y respetando cuando les solicitamos que no estuvieran presentes en momentos en que entrevistábamos a las personas ó en momentos en que nos reuníamos como Misión.

(Cabe señalar que en esta Asamblea comunal, se contó con la presencia de reporteros y camarógrafos de TV Azteca y Televisa –quienes videofilmaron todo el evento- así como del corresponsal del periódico el Universal)

Poblado Gustavo Díaz Ordáz (dícese pertenecer al municipio de Cintalapa, Chiapas) - Observación de condiciones de tensión y de masiva presencia policiaca del estado de Chiapas. En un primer intento, no se le presentaron condiciones adecuadas a la Misión para establecer un diálogo adecuado con la población, pues cuando esto se intentó -en dos ocasiones- de inmediato nos salió al paso un policía de Chiapas y la gente a la que nos acercamos se negó a hablar con nosotras-os.

Sin embargo, una parte de esta Misión que iba en un vehículo diferente, se quedó hasta el lunes 14, pudiendo establecer diálogo con ejidatarios y pobladores de Díaz Ordáz, realizando una Asamblea informal. En dicha Asamblea, realizada sin la presencia del presidente ni secretario del comisariado ejidal –que, a decir de los ejidatarios, se encontrabanen esos momentos en Tuxtla Gutiérrez- se nos expresó el rechazo total al bloqueo realizado por los comuneros chimalapas, así como a aceptar el ofrecimiento de éstos, de volverse comuneros. Nos expresaron también su negativa a establecer un diálogo directo de campesino a campesino, sin intervención gubernamental, percibiéndose -por parte de esta Misión- por un lado, una profunda situación de temor y estrés entre las familias campesinas de Díaz Ordáz, por la permanente amenaza que sienten de ser objeto de una agresión violenta de parte de los comuneros chimalapas, y, por otro, el sentimiento comunitario de que son objeto de una injusticia, pues –según su percepción e información- ellos cuentan con Resolución Presidencial de dotación ejidal y con el reconocimiento de la SRA y del gobierno de Chiapas.

Como Misión percibimos que entre los ejidatarios y pobladores de Díaz Ordáz existe una total dependencia hacia las posturas y decisiones de carácter oficial que emita y que les indique el gobierno de Chiapas, esto inducido y exacerbado por la actitudes de algunos líderes locales.

Congregación comunal Benito Juárez (parte de los Bienes Comunales de San Miguel Chimalapa) – Ahí pernoctamos el sábado por la noche y luego, a lo largo de toda la mañana del domingo participamos en una Asamblea general con toda la población (hombres, mujeres y niñas-os) donde nuevamente se nos reiteraron diversos testimonios –que igualmente se tienen grabados y filmados- expresados por comuneros y comuneras zoques, en los que otra vez nos narraron con detalles, hechos relativos a la continua violación de derechos individuales y colectivos, sufrida por ellos no sólo en estos momentos, sino de forma reiterada desde hace 60 años, reiterándonos igualmente su disposición de conciliar directamente y sin gobiernos, con los indígenas y campesinos chiapanecos, para explicarles claramente que ellos –Los Chimalapas- no quieren desalojarlos, ni volverlos “oaxaqueños”, ni tampoco robarle territorio al estado de Chiapas, sino que sólo piden respeto a su propiedad comunal ancestral, histórica y legalmente reconocida (por Títulos Virreinales y por Resoluciones Presidenciales) y respeto a la Madre Naturaleza, evitando el saqueo y la privatización de sus montañas y de sus selvas.

En general, como Misión percibimos entre los comuneros chimalapas y entre sus familias, menos temor y menos estrés que el percibido en Díaz Ordáz. Y si bien constatamos que entre la mayoría de comuneros-as sigue existiendo la disposición al diálogo pacífico y a no guardar resentimiento contra los campesinos chiapanecos, si detectamos entre algunos de ellos, contenidos deseos de tomar revancha –incluso violenta- en caso de que el conflicto en vez de distenderse, se agudice y sean objeto de alguna represión.

Ya de retorno, nos fue expresada una petición final, emitida a la Misión por parte de las autoridades comunales, en el sentido de que apoyemos su solicitud relativa a que salgan de la región oriente del territorio Chimalapa todos los elementos policiacos de ambos estados (Oaxaca y Chiapas) y que únicamente queden, para resguardar la paz social, elementos del ejército federal mexicano que no provengan de ninguna de las zonas militares, ni de Chiapas ni de Oaxaca, para que mantengan una postura neutral y eviten no sólo cualquier confrontación, sino también cualquier intento de represión que se intentara ejercer por parte de alguno de los gobiernos (Oaxaca ó Chiapas) sobre todos los poblados involucrados (núcleos agrarios chiapanecos ó congregaciones comunales zoques).

Nuestro retorno como Misión ocurrió con un solo problema, consistente en el hecho de que descubrimos que uno de los integrantes, que mantuvo a lo largo del recorrido actitudes inquisitorias y sospechosas, nos habáa proporcionado datos suyos que, al verificarlos, no resultaron reales y ante la presunción de que esta persona fuera un infiltrado, procedimos de inmediato a retenerle –pagándoselas- las tarjetas digitales y memorias en las que había grabado testimonios y tomado fotografías, así como su libreta de apuntes.


D.- CONCLUSIONES

1° Queremos resaltar públicamente, que el desarrollo de las actividades realizadas durante todo el recorrido, transcurrió sin que se presentara ningún tipo de altercado, provocación ni hostigamiento, pudiendo transitar libremente por toda la zona, pese al conflicto existente, y que, como ya señalamos, fuimos recibidos, atendidos, acompañados y resguardados, por las autoridades comunales de San Miguel Chimalapa y por la población zoque de las Congregaciones de San Antonio Chimalapa y Benito Juárez.

2° Asimismo reiteramos –como igualmente ya dijimos- que, en respuesta a una solicitud expresa de la Asamblea Comunal y de las autoridades comunales de San Miguel Chimalapa, el Ejército mexicano ahí acantonado, nos trató con respeto, acompañándonos y resguardándonos a lo largo de todo el recorrido, respetando cuando les solicitamos que no estuvieran presentes en momentos en que entrevistábamos a las personas ó en momentos en que nos reuníamos como Misión.

3° Constatamos la masiva presencia de policía preventiva del estado de Chiapas en los dos poblados de origen chiapaneco (Rodulfo Figueroa y Díaz Ordáz), cuyos elementos mantuvieron ante la Misión Civil, una actitud recelosa y relativamente agresiva (sin llegar a transformar esta actitud en ningún tipo de conducta).

4° Extrañamente, no constatamos la presencia de ningún elemento de la policía oaxaqueña, y sí, en cambio, de elementos de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) como parte de la Base de Operaciones Mixta (BOM) acantonada en San Antonio Chimalapa, misma que está a cargo del Capitán Segundo de Caballería del Ejército mexicano, Juan Pacheco Martínez.

5° Constatamos la existencia de trozas de madera de pino, tiradas a orillas del camino que va a la Congregación de San Antonio, dentro de terrenos comunales, producto de la explotación maderera que pretendieron efectuar contratistas privados, amparados en los permisos expedidos por SEMARNAT.

6° Asimismo, constatamos que, lejos de lo que reiteradamente ha señalado el gobierno de Chiapas y que se ha denunciado en comunicados emitidos por el presidente del comisariado ejidal del núcleo agrario ejidal Gustavo Díaz Ordáz, en la zona no existen grupos paramilitares. Sobre de ello, los mismos pobladores de ambos grupos confrontados negaron frente a esta Misión que hubiera presencia de grupos armados. De igual manera, los elementos del ejército acantonados en la zona, nos manifestaron no haber detectado la presencia de grupos armados ni de paramilitares.

7° Nuestra presencia en el ejido Díaz Ordáz el lunes 14 del presente, nos ha permitido constatar que, al menos el último comunicado emitido y publicado como desplegado por parte del presidente y secretario del comisariado ejidal de dicho núcleo agrario, y en el que se señala que es producto de una Asamblea general realizada en la misma fecha, no resulta veraz, pues ese día no hubo en Díaz Ordáz ninguna Asamblea formal, dado que –a decir de los propios ejidatarios- el presidente y secretario del comisariado ejidal se hallaban en Tuxtla Gutiérrez.

8° Recogimos y hacemos público el compromiso de las autoridades comunales de San Miguel Chimalapa y de los comuneros y comuneras de las Congregaciones de San Antonio y Benito Juárez, en el sentido de que siempre han estado en la total disposición de permitir el paso de despensas, ayuda humanitaria, medicinas, doctores y brigadas de salud (federal), para el núcleo agrario ejidal de Gustavo Díaz Ordáz; de permitir y apoyar la salida y el traslado de enfermos, así como el libre tránsito a pie, desde y hacia dicho núcleo de población Díaz Ordáz, pues el bloqueo establecido, únicamente está dirigido a impedir el paso de vehículos de gobierno, vehículos de empresas comerciales que abastecen tiendas (CocaCola, Sabritas, Gamesa, etc) y el paso de comerciantes coyotes de Cintalapa, acaparadores de la producción local de jitomate.

9° Confirmamos como Misión Civil, que, en el origen del conflicto y en el escalamiento de la tensión y violencia social existente en la zona oriente de Los Chimalapas, existe una clara responsabilidad de los tres diferentes gobiernos involucrados: del gobierno federal –en particular de la SRA; de la SEMARNAT y de la SEGOB; la primera al dotar ejidos sobre terrenos comunales previamente titulados legalmente; la segunda al expedir permisos de explotación maderera a predios ubicados en zona de conflicto agrario y la SEGOB, al pretender administrar el conflicto social, cuando desde hace meses se venía advirtiendo públicamente de la inminencia de enfrentamientos-; del gobierno de Chiapas, tanto al manipular la información, no sólo entre la opinión pública nacional y chiapaneca, sino entre los propios núcleos agrarios de origen chiapaneco, sino también al enviar masivamente contingentes policiacos a la zona y al tomar medidas unilaterales, como la creación del nuevo municipio “Belisario Domínguez; y, finalmente, del gobierno de Oaxaca, al mantener una posición pasiva y omisiva frente al escalamiento del conflicto.

10° Nos parece altamente injusto y humanamente inaceptable que los tres gobiernos citados, hayan permitido ó pretendido, -y actualmente sigan permitiendo, y en algunos caso, fomentando- el usar a familias y a pueblos indígenas y a comunidades pobres, -tanto a aquellos que se sienten “oaxaqueños”, como a aquellos que se sienten “chiapanecos”- como verdaderos “escudos humanos”, orillándolos a una confrontación violenta, que sólo beneficia intereses ilegítimos de madereros, ganaderos, acaparadores privados de tierra ajena y a funcionarios públicos, en detrimento de los derechos humanos más elementales –individuales y colectivos- y en detrimento de los derechos de la Naturaleza, en la región más biodiversa de México y Mesoamérica.

San Cristóbal de las Casas, Chiapas, noviembre 15, 2011

A T E N T A M E N TE

Los integrantes de la Misión Civil de Observadores de Derechos Humanos y Grupos Ecologistas a
la zona oriente de Los Chimalapas (Noviembre 12, 13 y 14, de 2011)

lunes, 14 de noviembre de 2011

Santa María Chimalapa se solidariza con zoques de San Miguel


Alberto López Morales

JUCHITÁN, Oax.-Los dirigentes comunales de Santa María Chimalapa arribaron a la zona del conflicto agrario en los límites entre Oaxaca y Chiapas y se solidarizaron con “la lucha por la defensa de las tierras y los bosques” que libran los zoques de San Miguel Chimalapa.

Encabezados por el presidente de bienes comunales de Santa María Chimalapa, Pedro López Jacinto, la delegación se entrevistó con la comunidad de San Antonio, congregación de San Miguel Chimalapa y después llegaron a la localidad zoque de Benito Juárez.

Durante ambos encuentros, Pedro López Jacinto informó que los zoques de Santa María Chimalapa se sumarán y coordinarán todas las acciones que determinen de manera conjunta “para que todos los conflictos agrarios de la zona oriente de los chimalapas se resuelvan”.

En la región oriente de ambas comunidades zoques, “hay invasiones de ejidos chiapanecos en el territorio comunal de los chimalapas”, han reiterado en diversas ocasiones los dirigentes zoques, Alberto Cruz Gutiérrez, de San Miguel y Pedro López Jacinto, de Santa María.

Por otro lado, el secretario general del gobierno de Oaxaca, Jesús Martínez Álvarez pidió a las comunidades zoques de San Antonio y Benito Juárez, “que confíen en la voluntad del gobierno oaxaqueño para defender su territorio y las tierras de los chimalapas”.

Ante las advertencias emitidas por el Procurador chiapaneco, Raciel López, en el sentido de que fuerzas policiacas de Chiapas podrían desalojar a los chimalapas si no desbloquean el paso en San Antonio, Martínez Álvarez pidió sensatez a los funcionarios chiapanecos.

Voy a pedirle al Procurador de Oaxaca, Manuel de Jesús López, que se comunique con el Procurador de Chiapas, para que se evite en la zona cualquier acto de violencia, dijo al tiempo se señalar que en la región del conflicto hay vigilancia del Ejército Mexicano.

Mientras tanto, la Asamblea de Pueblos Indígenas del Istmo en Defensa de la Tierra y el Territorio pidió al gobernador de Oaxaca, Gabino Cué asuma con firmeza su compromiso con las comunidades indígenas zoques, que enfrentan la depredación de sus recursos madereros.

Hasta el momento, los chimalapas no han recibido ninguna invitación para dialogar con el titular de la Comisión Ejecutiva para la Atención de los Chimalapas, que preside desde ayer Jaime Riva Palacio, a quien los zoques no reconocen como interlocutor gubernamental.

Este lunes se cumplieron 26 días desde que los chimalapas de San Antonio y Benito Juárez bloquearon la entrada y salida de los chiapanecos que viven en el ejido Gustavo Díaz Ordaz, que se localiza entre ambas congregaciones en la zona del conflicto agrario.

En un comunicado difundido este lunes, el dirigente del ejido Díaz Ordaz, Emilio Hernández Pérez culpó al gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, por cualquier situación que dañe la salud de niños y ancianos, porque de manera “irresponsable”, no retira el bloqueo de San Antonio.

“Tenemos en contra a un gobierno oaxaqueño que le tiembla la mano para poner orden en esta región y al ser omiso al cumplimiento de sus deberes civiles, se ha vuelto cómplice de la ilegalidad de los comuneros oaxaqueños, con el bloqueo de nuestro camino”, señaló en el comunicado.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Rechazan Chimalapas comisión de Cué

Alberto López Morales

JUCHITÁN, Oax.- En medio del rechazo de los indígenas zoques, este domingo tomó “posesión al antropólogo Jaime Riva Palacio, como titular de la Comisión Ejecutiva para la Atención de los Chimalapas”, informó la oficina de prensa del gobierno de Oaxaca.

“Los chimalapas no reconocemos esa comisión que creó el gobernador Gabino Cué, porque ni nos invitó ni nos convocó a participar en ella para definir sus alcances, estructura y acciones”, señaló la asesora de los zoques, Ceyla Cruz.

La toma de protesta del titular de la Comisión Ejecutiva de los Chimalapas, que se realizó en Matías Romero, en la zona norte del Istmo de Tehuantepec, también se vio envuelta en la confusión de la oficina de prensa del gobierno de Oaxaca.

Un comunicado de la oficina de prensa del gobierno de Gabino Cué informó que el titular de la Comisión Riva Palacios, había rendido protesta ante el secretario general del gobierno de Oaxaca Segego), Jesús Martínez Álvarez.

El titular de la Segego explicó más tarde que no asistió por sus compromisos con otros temas de la entidad y reveló que quien acudió fue el titular de la Secretaría de Desarrollo Social, Gerardo Albino González.

“La verdad esa comisión no tiene validez porque todavía los pueblos chimalapas no la reconocen, vamos a tener la asamblea para ver si la reconocemos o no porque la creo Gabino Cué, sin consultarnos y sin explicarnos sus alcances”, añadió doña María García, en San Antonio.

En el comunicado del gobierno se informó que “en el acto, el Secretario General de Gobierno resaltó que con la creación de la Comisión, se demuestra el interés del mandatario estatal por encontrar caminos para impulsar la ejecución de obras sociales para los chimalapas”.

¿De qué se trata?, preguntaron los chimalapas, al saber que no llegó el secretario general de gobierno. ¿Es una mentira más?, interrogó molesto el dirigente zoque, Álvaro Román, quien advirtió que en la zona oriente de los chimalapas se prendieron las luces de alerta.

“Después de que la policía de Oaxaca agredió a nuestros hermanos de la cabecera de San Miguel ya no creemos en el gobierno”, añadió doña María García, quien habló con los militares a cargo de la vigilancia en la zona, que evite cualquier ingreso de policías de Chiapas.

“No creemos en la palabra del gobierno porque así nos engañó con el Plan de Desarrollo de los Chimalapas, así nos engañó para romper el diálogo de campesino a campesino en 1991 y ahora quieren ayudarnos sin estar como sujetos”, reiteró la abogada Ceyla Cruz.

Los chimalapas dijeron que en el transcurso de esta semana realizarán una asamblea de los pueblos zoques, con la finalidad de que determinen las acciones que desarrollarán ante la amenaza del gobierno de Chiapas, de ingresar al territorio de Oaxaca y desalojarlos.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Temen chimalapas desalojo violento



Alberto López Morales

Juchitán, Oax.- En la zona oriente de los chimalapas "huele a pólvora", advirtieron indígenas zoques a los defensores de derechos humanos de México, España y Francia, quienes visitaron la zona limítrofe de Oaxaca y Chiapas, donde se vive un conflicto agrario desde hace 44 años.

Huele a pólvora, explicó Angélico Solano, porque el Procurador chiapaneco Raciel López emplazó a los zoques, a través de los medios de información, para que abran el paso en San Antonio o la fuerza pública de Chiapas los desalojará.

El paso vehicular para el ejido chiapaneco Gustavo Díaz Ordaz está bloqueado desde el 20 de octubre a la entrada de San Antonio, luego que los chiapanecos se apropiaron de un camión con 10 toneladas de resina, propiedad de los chimalapas de Benito Juárez y San Antonio.

"Los pueblos zoques no vamos a permitir que la policía de Chiapas entre al territorio oaxaqueño y le exigimos al gobernador de Oaxaca que defienda con firmeza la soberanía de Oaxaca en lugar de estar agrediendo a los chimalapas", dijo la coordinadora de la región oriente de los chimalapas, María García.

La misión civil de observación, integrada por ambientalistas y defensores de derechos humanos, fue invitada por el Comité Nacional para la Defensa de los Chimalapas para conocer las secuelas sociales que ha dejado el conflicto agrario a lo largo de más de cuatro décadas.

Frente a los observadores, el presidente del consejo de vigilancia del comisariado comunal de San Miguel, Álvaro Román Ríos, le pidió al capitán que está al mando de los 90 soldados que vigilan la zona, que evite el ingreso de las fuerzas policiacas de Chiapas, porque de lo contrario, puede haber violencia.

En la comunidad chiapaneca, que se ubica antes de San Antonio, se pudo observar la presencia de policías del estado de Chiapas, que vigilan la zona. Ya no hay militares como en días anteriores.

Los observadores de las organizaciones Guerreros Verdes, Maderas del Pueblo y del Tribunal Internacional conocieron que en la región escasean los víveres, que las actividades escolares están suspendidas y que el clima de tensión crece tras la posibilidad de que el bloqueo sea desalojado con la fuerza pública.

Durante la asamblea que se realizó sobre el camino blqueado con cadenas, postes de cemento y vehículos, los zoques reiteraron que no venderán sus tierras, como lo ha propuesto la Reforma Agraria para resolver el añejo conflicto con las comunidades chiapanecas de Díaz Ordaz, Rodulfo Figueroa. Ramón E. Balboa y Flor de Chiapas, que integrarían el nuevo municipio de Belisario Domínguez, a propuesta del gobernador de Chiapas, Juan Sabines.

Los zoques también señalaron que no reconocerán a la Comisió Ejecutiva que creó el pasado viernes el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué. "No fuimos invitados y tampoco consultados sobre las funciones, estructura y operación", dijo doña María García.

Los integrantes de la misión civil de observación visitarán el poblado zoque de Benito Juárez, donde pernoctarán y en unos días más emitirán sus respectivos informes.
Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry® de Telcel

jueves, 10 de noviembre de 2011

Creará Oaxaca Comisión Ejecutiva para Chimalapas

Alberto López Morales

JUCHITÁN, Oax.-El secretario general del gobierno de Oaxaca, Jesús Martínez Álvarez anunció que el gobernador oaxaqueño, Gabino Cué Monteagudo publicará a más tardar el lunes un decreto para crear la Comisión Ejecutiva para la Atención Social de los Chimalapas.

La región de los chimalapas, sobre todo en los límites con Chiapas, donde se libra un añejo conflicto agrario entre comuneros zoques y ejidatarios chiapanecos, vive prácticamente en el olvido y el abandono, admitió el funcionario.

Martínez Álvarez destacó que resulta contradictorio que en la región de los chimalapas, donde existe una de las zonas de mayor biodiversidad del país, los indígenas zoques vivan en condiciones precarias que reclaman la infraestructura más indispensable.

Por esa razón, apuntó, el gobierno de Oaxaca, a la par de que respaldará las acciones de los Chimalapas en la defensa de su territorio y de sus recursos naturales, liberará recursos económicos para elevar las condiciones de vida de las comunidades chimalapas.

En coordinación con el gobierno federal, el gobierno de Oaxaca impulsará en la Cámara de Diputados, ahora que se está elaborando el presupuesto, que se asigne una partida especial para el desarrollo integral de las comunidades chimalapas.

Por otro lado, Jesús Martínez Álvarez anunció que en breve se reunirá con las autoridades comunales de Santa María y San Miguel Chimalapa, para darle seguimiento a la mesa agraria, que busca poner fin a 44 años de disputas en la zona limítrofe con Chiapas.

El secretario general del gobierno de Oaxaca también confirmó que los siete dirigentes chimalapas que habían sido detenidas ayer, durante la liberación del chiapaneco Jorge Humberto Luna Salinas, fueron puestos en libertad desde la noche de ayer.

Los siete líderes zoques detenidos arribarán a la ciudad de Juchitán aproximadamente a las 19:00 horas y de ahí se trasladarán a San Antonio Chimalapa, donde este sábado está previsto el arribo de una comisión de observadores en defensa de los derechos humanos.

LIBERAN A BALAZOS A LÍDER CHIAPANECO; NOS AGREDIERON DICEN CHIMALAPAS

Alberto López Morales

JUCHITÁN, Oax.- El dirigente de los ganaderos chiapanecos, Jorge Humberto Luna Salinas, conocido como Tito Luna, fue rescatado a balazos, golpes y gases lacrimógenos por unos 300 policías de Oaxaca que ingresaron ayer a San Miguel Chimalapa.

Tras la irrupción policiaca, que fue definida como “violenta y traicionera” por los indígenas zoques, el coraje de hombres y mujeres de San Miguel Chimalapa afloró en lágrimas, reclamos e insultos.

Los policías dispararon gases lacrimógenos, golpearon a los niños de las escuelas que corrieron espantados, le pegaron a las mujeres, también lanzaron disparos de escopetas al aire. “Fue una agresión que nunca olvidaremos”, dijo la maestra jubilada Amable Toledo.

El dirigente de los pequeños propietarios de Rizo de Oro, Cintalapa, Chiapas, Jorge Humberto Luna Salinas, había sido detenido el pasado viernes en la congregación chiapaneca de Rodulfo Figueroa, acusado de destruir la producción de resina de pinos, de ,los chimalapas.

“Por qué el gobierno de Gabino Cué, nos manda policías como si fuéramos criminales y el gobierno de Chiapas le manda alimentos a su gente de Díaz Ordaz (poblado chiapaneco en la zona de conflicto), preguntó indignada la señora Catalina Cortés.

Mi familia, añadió, siempre se preocupó por el señor de Chiapas (Tito Luna), le dimos comida, le compramos ropa, lo atendimos bien. ¿Para qué?, ¿para que el señor gobierno nos reprima? ¡No se vale!, dijo enojada.

En el rescate de Tito Luna, detenido el pasado viernes, la policía de Oaxaca detuvo a siete dirigentes de los indígenas zoques que estaban a cargo de la seguridad del chiapaneco que estaba bajo “arraigo”, de acuerdo con e estatuto comunal de los zoques.

La irrupción de los policías oaxaqueños a la comunidad de San Miguel Chimalapa ocurrió un día después de que los gobernadores de Chiapas, Juan Sabines y de Oaxaca, Gabino Cué, acordaron un pacto de respeto el martes, ante el secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora.

“Exigimos la libertad de nuestros siete dirigentes que fueron detenidos por la policía estatal de Oaxaca y vamos a pedir la destitución de los responsables del operativo que humilló a los chimalapas”, señaló por su parte el líder comunal, Francisco Sánchez.

Entre los detenidos se encuentran los hermanos Angélico y Bernabé Solano, dirigentes de la comunidad chimalapa de Benito Juárez. “Creo que el gobernador Cué cedió a las presiones de los chiapanecos”, dijo desconsolada doña Catalina Cortés.

“Fue un acto de autoridad, no de autoritarismo”, señaló más tarde en conferencia de prensa el enviado gubernamental Javier Jiménez Herrera, quien coincidió con el Procurador de Justicia de Oaxaca, Manuel López, al decir que se agotaron las vías de diálogo.

Diputados locales como Flavio Sosa y Martín Vásquez Villanueva condenaron el uso excesivo de las fuerzas policiacas en contra de la comunidad indígena de los zoques y reclamaron al gobernador Gabino Cué, que defienda a ,os chimalapas, en lugar de agredirlos.

Tras la irrupción de los policías, los pobladores de San Miguel Chimalapa mostraron a los periodistas una docena de cilindros de gases lacrimógenos, cartuchos útiles de los calibres 380 y nueve milímetros, así como cartuchos color verde de escopetas.

“Cuando quisieron llevarse al arraigado Tito Luna, “él me pidió que lo cuidara, él no quería que se complicara la situación, pero llegaron unos policías que me pegaron y lo golpearon a él y lo subieron a una camioneta”, narró Paulo Solano.

El procurador de Justicia de Oaxaca, Manuel López indicó que las siete personas chimalapas solo fueron detenidas “en calidad de presentadas” y que no tenían hasta la tarde ayer, ninguna acusación en su contra.

La vivienda que funciona como casa comunal de San Miguel Chimalapa presentaba las huellas del paso de los policías. La puerta de lámina estaba abollada, dentro de la casa donde estaba retenido Tito Luna lucía con sillas tiradas y petates desordenados.

¿Por este gobierno que dijo que nunca más usaría la policía contra el pueblo votamos?, preguntó Francisco Sánchez. Y respondió ante el silencio de la multitud congregada frente a la sede comunal: ¡Nos equivocamos!

Los chimalapas acordaron mantener el bloqueo a los chiapanecos de Gustavo Díaz Ordaz y pidieron que la SRA llegue a la zona oriente de los chimalapas a instalar la mesa agraria y refrendaron su propósito de caminar por la vía de la conciliación.

Sin embargo, advirtió, Francisco Sánchez, la última palabra la tendrá la asamblea general de comuneros, mientras tanto el bloqueo en la zona oriente seguirá”, advirtió en medio de los reclamos de mujeres que pidieron cerrar todas las carreteras para decirle al gobierno que “los chimalapas no se venden, sino que se defienden”.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Liberan policías de Oaxaca a chiapaneco retenido por chimalapas

Alberto López Morales

JUCHITÁN, Oax.- Unos 300 policías de Oaxaca ingresaron a las 09:30 horas de hoy a la comunidad zoque de San Miguel Chimalapa y rescataron, en medio de golpes y disparos de gases lacrimógenos, al chiapaneco Jorge Humberto Luna Salinas, quien había sido detenido el viernes, por los chimalapas, durante el desalojo del bloqueo que existía en la comunidad chiapaneca de Rodulfo Figueroa.

“El reporte que tenemos es que los policías rompieron las puertas de la oficina comunal, dispararon gases en contra de la población y golpearon a los hombres y las mujeres del pueblo”, confirmó Claudio Jiménez, dirigente de la comunidad zoque de Benito Juárez.

De acuerdo con las denuncias de los chimalapas, la policía estatal de Oaxaca detuvo a cinco de los dirigentes zoques, entre ellos a los hermanos Angélico y Bernabé Solano.

Jorge Humberto Luna Salinas fue detenido en el contexto del conflicto agrario que existe entre las comunidades zoques de San Miguel Chimalapa y los chiapanecos del ejido Gustavo Díaz Ordaz.

Ayer los gobernadores de Oaxaca y Chiapas, Gabino Cué y Juan Sabines, respectivamente, acordaron un pacto de no agresión en la zona del conflicto.

Los chimalapas a través del presidente del consejo de vigilancia, Francisco Sánchez calificó los acuerdos como insuficientes y dijeron que no liberarían al chiapaneco Tito Luna, a quien han acusado de provocar daños a la selva zoque.

Chimalapas exigen mesa agraria



Insuficientes los acuerdos de paz entre Chiapas y Oaxaca, dicen
Bloquean desde ayer acceso a San Miguel; temen incursión policial
El senador Toledo Infanzón responsabiliza a gobernador de Chiapas por enfrentamientos

Alberto López Morales

JUCHITÁN, Oax.- Los comuneros zoques de San Miguel Chimalapa consideraron insuficientes los acuerdos adoptados por los gobernadores de Chiapas y Oaxaca, ante el secretario de Gobernación Francisco Blake Mora y se negaron a liberar al chiapaneco Jorge Humberto Luna Salinas, quien fue detenido el viernes pasado.

El presidente del Consejo de Vigilancia del comisariado comunal de los chimalapas, Francisco Sánchez dijo que arribó a San Miguel Chimalapa el director del gobierno de Oaxaca, Javier Jiménez Herrera para informar que el gobierno federal aceptó suspender los permisos de explotación forestal que la Semarnat le dio a los chiapanecos del ejido Gustavo Díaz Ordaz y quería llevarse a Tito Luna Salinas, “pero la gente no le creyó”.

Oficialmente nosotros no sabemos si lo que dijo Javier Jiménez Herrera es verdad o mentira y la postura de la asamblea de los chimalapas es que el chiapaneco arraigado, no será puesto en libertad, sino hasta que venga al pueblo el secretario de la Reforma Agraria para resolver el conflicto agrario con el ejido Díaz Ordaz, que ha invadido casi cinco mil hectáreas de nuestras tierras comunales, dijo Francisco Sánchez.

Como medida de prevención y ante la posibilidad de que la fuerza pública intente ingresar a la población para liberar a Jorge Humberto Luna Salinas, la población cerró con piedras, cables de acero y una camioneta el acceso a San Miguel Chimalapa. Unos 50 hombres, con palos y machetes cuidan la entrada. “Si entra la policía, se toca la campana de la iglesia y todo el pueblo responderá”, dijeron los chimalapas.

De acuerdo con Francisco Sánchez, el bloqueo al paso vehicular a los chiapanecos de Gustavo Díaz Ordaz, en la región del conflicto agrario, se mantendrá porque es un acuerdo de la asamblea comunal y cuestionó al gobierno de Oaxaca “porque parece que está más interesado en que se libere Tito Luna, que en resolver el conflicto agrario y defender al territorio oaxaqueño.

Este día los gobernadores de Chiapas y de Oaxaca, Juan Sabines y Gabino Cué se reunieron con el secretario de Gobernación para analizar el conflicto agrario. En un comunicado se informó que “los gobiernos estatales y el Gobierno Federal acordaron intensificar los trabajos de diálogo y técnicos para lograr tanto la distensión como la solución de fondo al conflicto, la cual deberá ser a través de esquemas de conciliación”.

En el comunicado difundido por el gobierno de Oaxaca se asentó además que “las partes acordaron implementar las acciones necesarias para la reconversión de las actividades forestales hasta hoy autorizadas al Ejido Díaz Ordaz y a un par de congregaciones de la comunidad de San Miguel Chimalapa, de tal manera que se les compense de forma suficiente y razonable”.
Responsabilizan a Juan Sabines de violencia
Mientras tanto el senador priísta de Oaxaca, Adolfo Toledo Infanzón señaló que “los oaxaqueños no debemos permitir que de manera irresponsable el gobernador chiapaneco Juan Sabines permita a los ganaderos y madereros apropiarse del territorio oaxaqueño”.

“Si algo sucede en la zona oriente de los chimalapas, como la violencia o muertos, el único responsable será Juan Sabines”, dijo Toledo Infanzón quien advirtió que en esa región predominan “los intereses de los caciques madereros y de los narcotraficantes”.

El senador Toledo Infanzón le pidió al gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, que “defienda con firmeza al territorio oaxaqueño que está siendo invadido por ganaderos y madereros y que no ceda a los chantajes del gobernador Juan Sabines”.

Los límites de Oaxaca y Chiapas están plenamente definidos y por lo tanto lo que hay en la zona oriente es un proceso de invasión de los madereros y de los ganaderos chiapanecos que quieren apropiarse de los recursos forestales y de la flora y fauna de los chimalapas, asentó el senador oaxaqueño.

“Cualquier hecho de violencia que se registre en la zona oriente, será responsabilidad de Juan Sabines”, reiteró Toledo Infanzón.

En la región oriente de los chimalapas se mantiene el bloqueo en la comunidad de San Antonio y persiste la vigilancia de las policías de ambas entidades bajo el mando del Ejército Mexicano.

Que actúe la SRA
Por su parte el presidente del comisariado comunal de San Miguel Chimalapa, Alberto Cruz Gutiérrez informó que se trasladó a la ciudad de México, con la finalidad de pedirle al secretario de la Reforma Agraria que acuda a la zona del conflicto agrario, para que instale una mesa de diálogo.

“Vine a México a invitar al secretario (de la SRA), Abelardo Escobar o al sub secretario Tomás Ríos para que vayan a la zona del conflicto que creó la misma secretaría y resuelvan el problema porque los chimalapas queremos mantener la paz y proteger los recursos naturales de la selva. Que vayan antes de que sea demasiado tarde”, dijo en una entrevista por teléfono.

Cruz Gutiérrez dijo que los chimalapas no aceptarán vender sus tierras. Nosotros, añadió, tenemos la misma, que estamos dispuestos a reconocer como comuneros, sin necesidad de que se declaren oaxaqueños, aquellos campesinos chiapanecos que admitan que están asentados en tierras comunales zoques que nuestros ancestros le compraron en 25 mil pesos oro a la Corona Española”.

martes, 8 de noviembre de 2011

SRA CREÓ EL LÍO AGRARIO, ACUSA CHIAPANECO “ARRAIGADO” EN CHIMALAPA




Alberto López Morales

JUCHITÁN, Oax.- Detenido desde el viernes en el poblado Rodulfo Figueroa, de Cintalapa, como consecuencia del conflicto agrario que viven chimalapas y chiapanecos desde hace más de 40 años, el ganadero Jorge Humberto Luna Salinas acusó a la Reforma Agraria de crear el problema.

La Reforma Agraria le dio documentos a los ejidos chiapanecos y también a los chimalapas y por eso nos hemos peleado desde hace años y creo que es momento de que se resuelva el problema para vivir en paz porque no podemos seguir peleando entre hermanos campesinos, dijo.

Desde el domingo, Tito Luna, como es conocido en región oriente de los chimalapas, fue declarado bajo “arraigo” por el estatuto comunal de la asamblea de los indígenas zoques, pese a los esfuerzos que realizaron funcionarios del gobierno de Oaxaca, para que fuese liberado.

Propietario del predio Los Laureles y de una parte del paraje conocido como La Hondonada, que San Miguel Chimalapa reclama como parte de sus tierras de acuerdo con la resolución presidencial de 1967, Jorge Humberto Luna Salinas, está bajo el resguardo de unos seis comuneros zoques.

En la habitación de 14 metros de largo por seis de ancho, iluminada por una ventana que da a la calle, Tito Luna aceptó la entrevista. “Desde que llegué me han tratado bien, las mujeres del pueblo me traen la comida, no me han golpeado y ya hablé por teléfono con mi mamá”, explicó.

Sobre el piso de la habitación, hay tres petates y cobijas, donde el campesino chiapaneco duerme al lado de los zoques que vigilan. “Ya me dieron mis pastillas para la gastritis que es lo único que me molesta, por lo demás estoy bien, ni diabetes ni presión alta”, confesó.

Ahí, en el cuarto con una mesa de madera al centro donde hay vasos, botellas de refrescos y artículos para el aseo personal de Tito Luna, como cepillo y la pasta dental, el chiapaneco dijo que el conflicto agrario persiste “porque así le conviene a los gobiernos”.

Le conviene al gobierno agregó, porque mientras hay problemas ni a los poblados oaxaqueños ni a los poblados chiapanecos les llegan los apoyos y tampoco se hacen las obras. No hay electricidad, no hay ni un parquecito para los niños y no invierten dinero, precisó.

Rodeado de dos tres campesinos zoques atentos a la entrevista, Jorge Humberto Luna Salinas señaló que es tiempo de que se terminen “los pleitos” entre campesinos chiapanecos y oaxaqueños. Creo que es tiempo de unirnos y pelear contra la Reforma Agraria, apuntó.

¿Cuántos años llevamos peleando?, se preguntó al tiempo de decir que “si me presencia aquí sirve de algo para resolver el problema agrario, pues aquí voy a estar porque tanto le conviene a los chimalapas como a los chiapanecos”.

Desde que me detuvieron, señaló, aquí me han dicho que debo salir de mis terrenos, pero yo les digo, por qué voy a salir si el gobierno me dio un papel que dice que soy el dueño y ellos me contestan que también el gobierno les dio una resolución. “Entonces que lo resuelva el gobierno”.

Si la solución está en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, entonces vamos apoyar una controversia, pero que la presenten porque desde que era niño yo escuchaba que esa era la solución, pero ningún gobierno la ha presentado, señaló.

Justo al término de la entrevista, llegó a San Miguel Chimalapa el enviado gubernamental de Oaxaca, Javier Jiménez Herrera. “Vengo a insistir en el diálogo para que liberen a la persona retenida. Confió en la voluntad de los chimalapas”, indicó.

Para este martes, está previsto un encuentro entre los mandatarios de Oaxaca y Chiapas, Gabino Cué Monteagudo y Jaime Sabines, respectivamente, con el secretario de Gobernación Francisco Blake Mora.

Mientras tanto, en la zona oriente de los chimalapas continúa la tensión. Hay sobrevuelos de helicópteros de Chiapas hacia el poblado Gustavo Díaz Ordaz. Unos dicen que están llegando más policías, otros aseguran que están desalojando a las familias chiapanecas.

El bloqueo a la entrada de San Antonio persiste. No hay paso para los chiapanecos de Díaz Ordaz, que están asentados sobre casi cinco mil hectáreas de tierras que de acuerdo con la SRA son de los chimalapas.

La presencia de los policías de ambas entidades y del Ejército Mexicano continúa con la finalidad, han dicho ambos gobiernos, de evitar enfrentamientos en la zona oriente de los chimalapas.

lunes, 7 de noviembre de 2011

SE INCREMENTA EL CLIMA DE TENSIÓN

CHIMALAPAS: COMUNICADO URGENTE


Tal y como temíamos –y así lo advertimos inútilmente, a los más altos niveles de los gobiernos, Federal, de Oaxaca y de Chiapas, y a la Opinión Pública, en Alerta Urgente emitida por este Comité el pasado 2 de noviembre (ver www.maderasdelpueblo.org.mx/chimalapasalerta-urgente-posible-enfrentamiento-o-represi%C3%B3n%E2%80%8F )- el viernes 4 de este mes se suscitó un primer y lamentable enfrentamiento, cuando comuneros chimalapas de Benito Juárez, que bajaban a la congregación de San Antonio a participar a una asamblea con funcionarios, fueron agredidos a garrotazos por campesinos del ejido Díaz Ordáz, resultando lesionados los comuneros Benito Arreola, Filiberto Gutiérrez y María Salomé García, quienes fueron atendidos en la Casa de Salud de San Antonio y mas tarde, dados de alta.

Molestos por la agresión, los zoques de San Antonio y Benito Juárez acudieron masivamente al núcleo agrario ejidal Gustavo Díaz Ordaz y retiraron las cadenas con las que bloqueaban el paso, para de inmediato trasladarse al poblado Rodulfo Figueroa y romper el bloqueo que incomunicaba la zona oriente del territorio comunal con la carretera panamericana. Este hecho resultó en jaloneos y golpes, entre chimalapas y campesinos chiapanecos, éstos últimos lidereados por el ganadero Jorge Humberto Luna Salinas, quien fue retenido por los comuneros zoque chimalapas; todo ello pese a la presencia de militares y policías que desde el 22 de octubre patrullan la zona oriente de Los Chimalapas.

De inmediato, el gobierno de Chiapas respondió con el envío de unos 300 policías más al poblado Rodulfo Figueroa, De igual forma, el gobierno de Oaxaca mandó alrededor de 100 policías oaxaqueños a la congregación de San Antonio. Por su parte el gobierno federal incrementó la presencia de soldados del 13° Regimiento de Caballería Motorizada.

Todo ello ha creado un inadecuado clima de militarización en la porción oriente del territorio comunal zoque Chimalapa, incrementándose el clima de tensión social y el riesgo de una posible represión.

Para complicar aún más la situación sociopolítica –y ante un silencio absoluto e inacción total del Gobierno federal- el gobernador de Chiapas, Juan Sabines -en agresiva respuesta al anuncio del Gobierno de Oaxaca de que, finalmente, sometería ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación una Controversia Constitucional por conflicto de límites estatales con Chiapas (ver http://www.noticiasnet.mx/portal/principal/71013-ante-suprema-corte-chimalapas-ira-oaxaca-controversia ) - en la noche de ayer, domingo 6 de noviembre, emitió un “Mensaje al pueblo chiapaneco”, en el que, luego de señalar inexactamente que, “ . . .A base de amenazas y de violencia, grupos armados de Chimalapas pretenden obligar a los chiapanecos que se declaren oaxaqueños y Chimalapas, siendo que nuestras comunidades son tsotsiles, sus habitantes son orgullosamente chiapanecos, nacidos en Chiapas al igual que sus ancestros. . .” , agregando “El pasado sábado 4 de noviembre, oaxaqueños de esa región, ante personal de seguridad del estado de Oaxaca, un comando armado privó de la libertad al señor Humberto Luna Salinas, vecino de la comunidad Rodulfo Figueroa, quien fue lastimado y torturado . . . “, para anunciar que, frente a ello, “ . . . Con la facultad que me confiere la Ley, y en pleno consenso con sus habitantes y con el H. Ayuntamiento de Cintalapa, en las próximas horas presentaré al Constituyente Permanente Iniciativa de Ley para que las comunidades “Gustavo Díaz Ordaz”, “La Hondonada”, “San Marcos”, “Montebello”, “Flor de Chiapas”, “Rodulfo Figueroa” entre otras, integren un nuevo municipio chiapaneco con cabecera en el poblado “Rodulfo Figueroa”. Este municipio llevará por nombre el de nuestro máximo héroe del siglo XX, a casi 100 años de su sacrificio en aras de la libertad de expresión, doctor Belisario Domínguez. . . “
(ver http://www.chiapas.gob.mx/prensa/boletin/mensaje-del-gobernador-juan-sabines-guerrero-al-pueblo-de-chiapas).

Frente a estos hechos, como Comité Nacional para la Defensa y Conservación de Los Chimalapas, red de la sociedad civil integrada por Organizaciones no Gubernamentales, académicos y artistas, interesados en la preservación de la región de mayor diversidad biológica de México y Mesoamérica, así como del respeto a los derechos colectivos del Pueblo Indígena Zoque Chimalapa, cuyas comunidades han dado históricamente un ejemplo de resistencia pacífica en la defensa de su territorio comunal y en defensa de sus invaluables Bienes Naturales Comunes, frente a los agresivos e ilegítimos intereses de madereros, ganaderos y supuestos propietarios privados, que, con el apoyo y complicidad de funcionarios corruptos, han venido depredando y saqueando la zona desde hace más de 60 años, queremos –porque así nos consta- manifestar y puntualizar públicamente:

1° Las comunidades indígenas zoques de San Miguel y Santa María Chimalapa, no pretenden –ni nunca han pretendido- “obligar a los chiapanecos que se declaren oaxaqueños”, como erróneamente se pretende hacer creer a la opinión pública chiapaneca y nacional. Los comuneros chimalapas reiteradamente han señalado y demostrado públicamente, que sus Bienes Comunales –reconocidos por Títulos Virreinales en 1687 y por Resoluciones Presidenciales de carácter federal, en 1967- son un territorio olmeca zoque ancestral, que existe como tal desde siglos antes de la existencia de Chiapas ó de Oaxaca, siendo entonces los zoques chimalapas, hermanos de origen, de sangre, de cultura y de lengua, con los zoques de Copainalá y de Tuxtla Gutiérrez;

2° Tampoco tienen –las comunidades zoque chimalapas- ningún problema en reconocer –si éste fuera finalmente el caso- la porción de territorio comunal que quedara incluida dentro del estado de Chiapas., luego de que esto fuera determinado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, tal como establece la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos;

3° El hecho de que una porción del territorio comunal Chimalapa quedara finalmente demostrado que está ubicado en Chiapas, no le quita de ninguna manera el hecho histórico y legal de que esta porción sigue siendo propiedad comunal de Santa María y San Miguel Chimalapa;

4° Los zoques chimalapas tampoco están exigiendo que los indígenas tsotsiles ó campesinos pobres de origen chiapaneco, que ilegalmente fueron asentados como ejidos dentro del territorio comunal, sean desalojados (tal como sí ocurrió en el caso de la llamada Comunidad Lacandona); sólo están exigiendo el respeto al territorio olmeca zoque ancestral y el fin del saqueo, la depredación ecológica y la privatización de los bienes naturales comunes, por parte de los ya señalados, ilegítimos intereses de madereros, ganaderos, narcos y funcionarios corruptos; y

5° En cambio, desde 1991 las comunidades zoque chimalapas han expresado públicamente su generoso ofrecimiento de aceptar como comuneros a los integrantes de los núcleos agrarios de origen chiapaneco, cuya Resolución Presidencial de dotación ejidal sea posterior a las Resoluciones Presidenciales Chimalapas, ó que de plano carezcan de dicha Resolución, únicamente a cambio de que dichos núcleos reconozcan el territorio y la autoridad comunal, sin que esto implique de ninguna manera, volverse “oaxaqueños”.


Finalmente, y ante el agravamiento de la tensión social en la porción oriente del territorio comunal zoque chimalapa como CNDyCCh,

EXIGIMOS (una vez más)

1.- Intervención inmediata, directa y dialogante, desde el más alto nivel de la Secretaría de Gobernación, para detener desde ya, todo nuevo acto de provocación ó intento de represión oficial y, en cambio, garantizar la paz social.

2.- Cese inmediato de todo acto de provocación, de parte de los ilegítimos y depredadores intereses madereros, ganaderos y de falsos propietarios privados, que –con apoyo y cobertura de funcionarios y políticos corruptos- han lucrado con el saqueo de Bienes Naturales del territorio comunal Chimalapa, usando como verdaderos “escudos humanos”, a núcleos agrarios y a familias indígenas y campesinos pobres, de origen chiapaneco, para enfrentarlos a las comunidades chimalapas.

3.- Cese inmediato de todo acto de hostigamiento y amenazas ejercido sobre los comuneros chimalapas, en particular, sobre las congregaciones comunales de San Antonio y Benito Juárez, de parte de elementos policiacos ó del ejército federal.

4.- Que, de una vez por todas y de forma inmediata, el gobierno Federal deje a un lado su absurda pretensión de que las asambleas de Santa María y San Miguel Chimalapa acepten vender y desmembrar su ancestral territorio, y que, en cambio, retome, respete y haga valer los acuerdos de solución agraria definitiva para los Chimalapas, asentados en las Minutas de Acuerdos del 20 de diciembre de 1993 y 25 de julio de 1995, en los que se asume y se firma, por parte de los gobiernos federal de Chiapas y de Oaxaca, el generoso ofrecimiento de las comunidades chimalapas a aceptar como comuneros a los integrantes de los núcleos agrarios de origen chiapaneco,;

5.- Que el gobierno Federal y los gobiernos de Oaxaca y de Chiapas, respeten los Derechos a la Tierra, al Territorio y al resguardo y manejo de sus invaluables Bienes Naturales Comunes del Pueblo Indígena Zoque Chimalapa, y la ejemplar y sabia decisión de las Asambleas Comunales de Santa María y San Miguel, de NO VENDER LA MADRE TIERRA y de no desmembrar el territorio más biodiverso de México y Mesoamérica, pues ello lo condenaría a su total depredación;

6.- La cancelación inmediata de todos los permisos de explotación maderera, otorgados irresponsablemente por la SEMARNAT, a núcleos agrarios y predios autodenominados privados, todos ellos de origen chiapaneco, ubicados ilegalmente en territorio comunal, y cuyo ejercicio sólo beneficia realmente a empresas contratistas y madereros privados.

7.- Respeto y cumplimiento irrestricto, de parte de todas las instancias de los gobiernos, Federal, de Chiapas y de Oaxaca, de todos los Instrumentos Internacionales relativos a la protección y defensa de los Derechos de los Pueblos y Comunidades Indígenas y de los derechos colectivos, suscritos y ratificados por el Gobierno Mexicano, y recientemente incorporados a estatus constitucional.

Igualmente, reiteramos nuestro fraterno y urgente llamado a la sociedad civil, a Organizaciones Sociales, a Organizaciones No Gubernamentales Ecologistas y Defensoras de Derechos Humanos, así como a medios de comunicación locales, nacionales e internacionales, a estar alertas, a manifestar públicamente su apoyo a las comunidades zoques chimalapas y su repudio a cualquier nueva acción de provocación ó intento de represión, y a difundir por todos los medios a su alcance, esta delicada situación.

A T E N T A M E N T E


LUIS BUSTAMANTE VALENCIA MIGUEL ANGEL GARCIA A.
COORDINADOR NACIONAL COORDINADOR REGIONAL

sábado, 5 de noviembre de 2011

Irá Oaxaca a la SCJN para resolver lío agrario con Chiapas

Alberto López Morales

SAN ANTONIO, CHIMALAPAS, Oax.- El gobierno oaxaqueño presentará ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), una controversia constitucional para resolver los problemas agrarios en la zona oriente de los chimalapas y definir los límites entre los estados de Oaxaca y Chiapas anunció el responsable de la política interna oaxaqueña, Jesús Martínez Álvarez.

Durante un encuentro que sostuvo esta tarde con los indígenas zoques de Benito Juárez y de esta localidad, el secretario general del gobierno oaxaqueño dijo que entre martes y miércoles de la semana entrante, los gobernadores de Oaxaca, Gabino Cué y de Chiapas, Jaime Sabines, se reunirán con el secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora.

En dicho encuentro, agregó Martínez Álvarez, el gobierno de Oaxaca solicitará que la Semarnat suspenda todos los permisos de aprovechamiento forestal expedidos desde 2005 a favor del ejido chiapaneco Gustavo Díaz Ordaz, que ha contribuido a detonar el conflicto agrario en la zona oriente de los chimalapas.

El secretario general del gobierno oaxaqueño se reunió con los pobladores zoques de la zona oriente después que sostuvo un encuentro en San Miguel Chimalapas con las autoridades comunales encabezadas por Alberto Cruz Gutiérrez y luego de que un día después chipananecos de Gustavo Díaz Ordaz agredieron a tres comuneros zoques de benito Juárez.

Durante la reunión, Martínez Álvarez admitió que el abandono y marginación en que viven los zoques de la zona oriente de los chimalapas también han contribuido a que se hubiesen enconado los ánimos. Por esa razón, dijo, el gobierno de Oaxaca pondrá en marcha acciones que mejoren las condiciones de vida de los zoques que habitan esta región en los límites con Chiapas.

Martínez Álvarez destacó que una de las causas del conflicto, al margen del tema de límites y agrario, es la ambición desmedida de los talamontes que devastan la selva de los chimalapas. Son intereses ajenos incluso a los habitantes que viven en la región, que como Díaz Ordaz, tienen carencias y viven en la pobreza.

En su encuentro con los comuneros zoques, el funcionario del gobierno de Oaxaca lamentó la difusión de “perversas” inserciones pagadas en algunos medios periodísticos de parte de Chiapas, que señalaron a los chimalapas como paramilitares o que tienen el propósito de desalojar a los chiapanecos de las tierras comunales de los zoques.

Esas publicaciones, añadió, en nada ayudan a dispensar el conflicto y por el contrario alientan el encono entre los pueblos vecinos que tienen familiares en cada una de las comunidades de la zona.

Martínez Álvarez pidió a los chimalapas que no caigan en las provocaciones que montan los personeros vinculados a los intereses de los madereros. Les pidió que actúen con sensatez y serenidad. En ese sentido, les sugirió que liberen el paso hacia Díaz Ordaz, bloqueado desde el 20 de octubre.

Ante unos 200 habitantes zoques, el funcionario de Oaxaca también pidió que presente ante la autoridad ministerial a Humberto Luna, dirigente de los pequeños propietarios del poblado chiapaneco, Rizo de Oro, detenido el virnes por los chimalapas durante el desbloqueo del paso en el poblado de Chiapas, Rodulfo Figueroa.

Los chimalapas responieron que Tito Luna es uno de los pequeños propietarios que más daños ha causado a la vida de los zoques destruyendo sembradíos de maíz, talando bosques y agrediendo a los chimalapas.

El gobierno de Oaxaca apoya a las comunidades chimalapas en sus exigencias para resolver el conflicto agrario y estará a su lado cada que sea necesario, porque los chimalapas no quieren desalojar a nadie, sino que ha sido generosos en su propuesta de incorporar como comuneros a los que reconozcan que viven en tierras de los zoques, dijo el funcionario, quien recibió la ovación de los zoques.

Por ningún motivo, reiteró Martínez Álvarez, los chimalapas venderán sus tierras.

Los chimalapas le respondieron a Martínez Álvarez que el eventual desbloqueo del paso hacia el poblado chiapaneco de Díaz Ordaz, será discutido en una asamblea general, que acordó cerrar el paso vehicular y la liberación del dirigente de los pequeños propietario de Rizo de Oro, Tito Luna, sería discutida durante la noche con las autoridades comunales de San Miguel Chimalapa.

En la zona la presencia de la policía de Chiapas se reforzó en el polado de Rodulfo Figueroa, mientras que la de Oaxaca se consolidó en esta localidad zoque de San Antonio. La presencia de los militares también creció en las localidades chiapanecas y oaxaqueñas.

Martínez Álvarez insistió ante los chimalapas que la presencia policiaca y militar es necesaria en la región, con la finalidad de que se eviten enfrentamientos entre pueblos vecinos.

viernes, 4 de noviembre de 2011

Conflicto agrario desata violencia en Chimalapas

Alberto López Morales

Juchitán, Oax.- La violencia asomó su siniestro rostro ayer en la zona oriente de los Chimalapas, donde viejos conflictos agrarios mantienen en pugna a comunidades oaxaqueñas y chiapanecas.

Los hechos, que ocurrieron vertiginosamente, iniciaron por la mañana en el ejido chiapaneco Gustavo Díaz Ordaz, que se ubica entre San Antonio y Benito Juárez, chimalapas.

"Cuando nuestros compañeros bajaban de Benito Juárez a San Antonio a participar a la asamblea con los funcionarios que iban a llegar de Oaxaca, fueron agredidos a garrotazos", denunció Claudio Jiménez Solano,

En la agresión resultaron lesionados Benito Arreola, Filiberto Gutiérrez María Salomé García, quienes fueron atendidos en la Casa de Salud de San Antonio y mas tarde fueron dados de alta.

Molestos por la agresión de los chiapanecos, los zoques de San Antonio y Benito Juárez acudieron a Gustavo Díaz Ordaz y retiraron las cadenas con las que bloqueaban el paso a los chimalapas.

Después los zoques se organizaron y acudieron al poblado chiapaneco de Rodulfo Figueroa y también retiraron el bloqueo en medio de jaloneos y golpes, pese a la presencia de militares y policías que desde el 22 de octubre patrullan la zona limítrofe entre Chiapas y Oaxaca.

"Retiramos los bloqueos porque en el caso de Díaz Ordaz los chiapanecos tienen invadidas casi cinco mil hectáreas nuestras y en el caso de Rodulfo Figueroa ahí los pequeños propietarios quisieron cerrarnos el paso", explicó Angélico Solano.

Durante el desbloqueo de Rodulfo Figueroa, los chimalapas retuvieron al chiapaneco Jorge Humberto Luna Salinas, quien fue trasladado a San Antonio.

El gobierno de Chiapas que encabeza Juan Sabines respondió con el envío de unos 300 policías a Rodulfo Figueroa, cuyos habitantes se replegaron a sus hogares después de que fueron desalojados del bloqueo.

De igual forma el gobierno de Oaxaca reforzó la presencia policiaca en la zona luego que los chimalapas desbloquearon el paso en Rodulfo Figueroa. Unos 100 policías oaxaqueños llegaron a San Antonio.

Durante la tarde la presencia de los soldados del 13 regimiento de caballería motorizada comenzó a incrementarse. Unos 100 soldados y 10 marinos arribaron entre Rodulfo Figueroa y San Antonio.

Cerca de las 19:00 también llegó a San Antonio, chimalapas el director de gobierno, Javier Jiménez Herrera, acompañado de policías estatales.

"Vengo a dialogar con los amigos chimalapas para ver la situación del retenido en Rodulfo Figueroa y espero que lo liberen para que se vaya a su comunidad', comentó el funcionario.

En San Antonio Chimalapas permanecen siete brigadistas del Programa Bienestar y siete más en Benito Juárez, quienes desde el inicio de semana brindan servicios médicos.

"Nosotros exigimos que el gobierno. Federal y la Reforma Agraria (SRA), resuelvan el conflicto agrario que tiene más de 40 años", detalló doña María García, del poblado de San Antonio.

La SRA ofreció a los chimalapas 20 millones de pesos, en noviembre pasado. La asamblea de los zoques ha rechazado la propuesta en reiteradas ocasiones.

Se espera que para este sábado una comisión del gobierno de Oaxaca, encabezada por el secretario general, Jesús Martínez arribe a San Antonio. Ayer los funcionarios no lograron llegar debido al mal tiempo marcado por lluvia, viento, neblina y escasa visibilidad.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Solidaridad del Comité Nacional de Chimalapas con zoques

Como reacción inmediata a la audaz y valiente acción realizada por cerca de 200 comuneros chimalapas, encabezados por el Presidente del Comisariado de Bienes Comunales de San Miguel Chimalapa, consistente en la “toma” pacífica del núcleo agrario de origen chiapaneco, Gustavo Díaz Ordáz, mediante la cual, los chimas reiteraron directa y públicamente –a través de un aparato de sonido- a sus hermanos indígenas y campesinos chiapanecos, asentados ilegalmente en territorio comunal, su generoso ofrecimiento de NO DESALOJO y, en cambio, su incorporación y reconocimiento como comuneros, a cambio de que reconozcan a los Bienes Comunales de las Comunidades olmeca-zoques de San Miguel y Santa María Chimalapa, remarcándoles además, que ello no implica arrebatarle un sólo centímetro al estado de Chiapas, pues el litigio interestatal con Oaxaca no tiene nada que ver con la ancestral tenencia comunal de la tierra y debe ser resuelto por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de parte de los ilegítimos intereses económicos y políticos que han lucrado y pretenden seguir lucrando con la depredación y privatización de los Bienes Naturales Comunes de la región más biodiversa de México y Mesoamérica, el día de hoy se ha incrementado fuertemente el cerco de hostigamiento y amenazas en contra de los comuneros chimalapas de las congregaciones de San Antonio y Benito Juaréz, por parte de la policía chiapaneca y de elementos del ejército federal asentados en la zona.

Hemos recibido noticias directas, además, de que hoy fue también bloqueado el camino vecinal que comunica la zona oriente Chimalapa, desde el poblado de origen chiapaneco Rodulfo Figueroa al poblado oaxaqueño de Pascual Fuentes (El Jícaro) ubicado sobre la carretera panamericana. Una señal que nos indica una posible acción de represión oficial, ó de provocaciones que pudieran desembocar en un lamentable enfrentamiento violento, lo es el hecho de que hoy por la tarde fueron sacados de la región en un helicóptero del gobierno de Chiapas, los líderes campesinos de la Díaz Ordáz, opuestos a toda conciliación directa con los Chimalapas, y –en cambio- defensores a ultranza del saqueo de madera que llevan a cabo empresas contratistas, encabezados por Emilio Hernández, presidente del comisariado ejidal y, sobre todo, Efrén “N” , ejidatario y documentador de madera, empleado del contratista.

Ante todo ello, como Comité Nacional para la Defensa y Conservación de los Chimalapas

EXIGIMOS

1.- Cese inmediato de todo acto de provocación, de parte de los ilegítimos y depredadores intereses madereros, ganaderos y de falsos propietarios privados, que –con apoyo y cobertura de funcionarios y políticos corruptos- han lucrado con el saqueo de Bienes Naturales del territorio comunal Chimalapa, usando como verdaderos “escudos humanos”, a núcleos agrarios y a familias indígenas y campesinos pobres, de origen chiapaneco, para enfrentarlos a las comunidades chimalapas.

2.- Cese inmediato de todo acto de hostigamiento y amenazas ejercido sobre los comuneros chimalapas, en particular, sobre las congregaciones comunales de San Antonio y Benito Juárez, de parte de elementos policiacos ó del ejército federal.

3.- Intervención inmediata, directa y dialogante, desde el más alto nivel de la Secretaría de Gobernación, para detener desde ya, cualquier acto de provocación ó intento de represión oficial y, en cambio, garantizar la paz social.

4.- Que, de una vez por todas y de forma inmediata, el gobierno Federal deje a un lado su absurda pretensión de que las asambleas de Santa María y San Miguel Chimalapa acepten vender y desmembrar su ancestral territorio, y que, en cambio, retome, respete y haga valer los acuerdos de solución agraria definitiva para los Chimalapas, asentados en las Minutas de Acuerdos del 20 de diciembre de 1993 y 25 de julio de 1995,en los que se asume y se firma, por parte de los gobiernos federal de Chiapas y de Oaxaca, el generoso ofrecimiento de las comunidades chimalapas a aceptar como comuneros a los integrantes de los núcleos agrarios de origen chiapaneco, cuya Resolución Presidencial de dotación ejidal sea posterior a las Resoluciones Presidenciales Chimalapas, ó que de plano carezcan de dicha Resolución, a cambio de que reconozcan el territorio y la autoridad comunal;

5.- Que el gobierno Federal y los gobiernos de Oaxaca y de Chiapas, respeten los Derechos a la Tierra, al Territorio y al resguardo y manejo de sus invaluables Bienes Naturales Comunes del Pueblo Indígena Zoque Chimalapa, y la ejemplar y sabia decisión de las Asambleas Comunales de Santa María y San Miguel, de NO VENDER LA MADRE TIERRA y de no desmembrar el territorio más biodiverso de México y Mesoamérica, pues ello lo condenaría a su total depredación;

6.- La cancelación inmediata de todos los permisos de explotación forestal, otorgados irresponsablemente por la SEMARNAT, a núcleos agrarios y predios autodenominados privados, todos ellos de origen chiapaneco, ubicados ilegalmente en territorio comunal, y cuyo ejercicio sólo beneficia realmente a empresas contratistas y madereros privados.

7.- Respeto y cumplimiento irrestricto, de parte de todas las instancias de los gobiernos, Federal, de Chiapas y de Oaxaca, de todos los Instrumentos Internacionales relativos a la protección y defensa de los Derechos de los Pueblos y Comunidades Indígenas y de los derechos colectivos, suscritos y ratificados por el Gobierno Mexicano, y recientemente incorporados a estatus constitucional.

Hacemos además un fraterno y urgente llamado a la sociedad civil, a Organizaciones Sociales, a Organizaciones No Gubernamentales Ecologistas y Defensoras de Derechos Humanos, así como a medios de comunicación locales, nacionales e internacionales, a estar alertas, a manifestar públicamente su apoyo a las comunidades zoques chimalapas y su repudio a cualquier acción de provocación ó represión y a difundir por todos los medios a su alcance, esta delicada situación.

A T E N T A M E N T E



LUIS BUSTAMANTE VALENCIA MIGUEL ANGEL GARCIA A.
COORDINADOR NACIONAL COORDINADOR REGIONAL

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Chiapanecos de Rodulfo Figueroa bloquean paso a Chimalapas

Alberto López Morales

JUCHITÁN, Oax.- La tensión se recrudeció en la zona oriente de los Chimalapas, en los límites de Chiapas con Oaxaca, luego que los habitantes del poblado chiapaneco Rodulfo Figueroa bloquearon al medio día de hoy el paso a los zoques de San Antonio y Benito Juárez.

En la zona, los chimalapas demandan el desalojo de unos 300 habitantes del ejido chiapaneco Gustavo Díaz Ordaz, asentados sobre casi cinco mil hectáreas de tierras comunales zoques y piden que la Semarnat cancele los permisos de aprovechamiento forestal expedidos a Chiapas.

Como una medida de presión, los zoques de Benito Juárez y San Antonio bloquearon desde el 20 de octubre el paso de los chiapanecos de Gustavo Díaz Ordaz, lo que provocó la irrupción de unos 500 policías chiapanecos en tierras oaxaqueñas, tres días después.

Al medio día de este miércoles, el agente municipal de San Antonio, Jorge Ruiz López informó que los chiapanecos del ejido Rodulfo Figueroa bloquearon el paso a los vehículos de San Antonio y Benito Juárez.

De acuerdo con la información preliminar, los zoques de la zona oriente ya no lograron introducir varias camionetas donde trasportaban víveres desde Zanatepec, enviados por el gobierno de Oaxaca.

Los pobladores de San Antonio se disponen a realizar una asamblea con la finalidad de determinar qué acciones se realizarán, aunque no se descarta que vayan a desbloquear el camino en Rodulfo Figueroa, informaron las autoridades.

Mientras que en San Miguel Chimalapa la asamblea comunitaria se reunirá por la tarde para analizar si van a bloquearle el paso a Rodulfo Figueroa o a desalojarlos.

En la zona aproximadamente 24 policías de Chiapas y Oaxaca bajo el mando de soldados del 13 regimiento de caballería motorizada patrullan los parajes desde el sábado 22 de octubre, para evitar enfrentamientos entre comunidades de ambas entidades.

Apenas el sábado 29 los chimalapas ingresaron al ejido Díaz Ordaz para proponerle a la población un plan de paz que consiste en reconocerles sus derechos como comuneros, sin importar que sean chiapanecos, si a cambio admiten que viven en tierras zoques.